Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pedro de Silva

Tectónica de placas y otras angustias

Las grandes placas de la corteza terrestre no dejan de moverse lentamente, hasta que las tensiones saltan y se produce un violento terremoto. Quizá todo lo que está pasando responda a una dinámica parecida. La foto de Putin, Modi y Xi, o sea, Rusia, India y China, entrelazando sus manos tal vez defina un nuevo orden mundial. Los une, bajo distintas variantes, su condición de potencias emergentes o renacidas, su respeto escaso o nulo a los derechos humanos y libertades públicas, el conservadurismo moral y la pertenencia al club atómico. La foto puede ser un anuncio de lo que se nos viene encima, con Ucrania como punto de ruptura. Sin embargo, un factor de estabilidad en este angustioso mundo reside en seguir haciendo el día a día de nuestra vida, redirigiendo la angustia a peligros en apariencia menores, como el de que el viejo Sporting (equipo de mis amores) pueda descender a Primera RFEF.

Compartir el artículo

stats