Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vicente Montes

Escena y maletín

La ronda ministerial del Presidente

Adrián Barbón, consciente del valor de la escenificación, ha tratado de envolver bien su maratón en Madrid: maletín de cuero en la mano y con cierto aire ministerial. Sólo en la apariencia porque, pese a que hay quien le coloca una futura cartera al presidente asturiano en una futura remodelación del Gobierno de Sánchez, Barbón recalca que su futuro está ligado a Asturias. Espoleado por las informaciones de LA NUEVA ESPAÑA sobre los malos datos de ejecución del Gobierno central, Barbón ha decidido dar la imagen de que se remanga ante los problemas y va allá donde están para arrancar soluciones. Para muchos de los compromisos y anuncios transmitidos ayer no era necesario viajar a Madrid, pero es cierto que la representación es también importante. La comisión bilateral tiene su peso político (en cierto modo singulariza la situación asturiana en el contexto nacional, porque esa comisión sólo existe con Cataluña y se creó para aplacar a la Generalitat). Pero Barbón debería regresar de su viaje con algo más que promesas y palmadas. En parte, porque también él se la juega. Con los vientos que soplan, al PSOE asturiano le conviene velar bien por lo que le toca a su territorio y ensalzar lo que pueda atribuir a su propia gestión. Al Gobierno de Pedro Sánchez conviene dejarle el mínimo de flancos abiertos, que ya los tendrá por sí mismo.

Compartir el artículo

stats