Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Francisco García

La OTAN en el Prado

Los jefes de Estado y de Gobierno de la OTAN visitan el Museo del Prado.

Dicen que cada amo se parece a su perro y existe una psicología aplicada a esa relación: distinta personalidad atesora quien pasea un caniche que quien lleva bien sujeto con la correa a un dóberman. No es lo mismo pasear del brazo de Biden que hacerlo al lado de Antonio Costa o Mario Draghi, cavilará Pedro Sánchez. De igual forma, dime delante de qué lienzo del Museo del Prado quedas absorto y te diré cómo eres. No es cuestión baladí que los fotógrafos que cubrieron la visita de los prebostes de los países que conforman la OTAN y sus señoras a la pinacoteca madrileña se esmeraran en retratar a Boris Jonhson, picarón, a la vista de las tres Gracias de Rubens. Contemplar al primer ministro británico poner ojos golosones ante las carnes rollizas de Aglaya, Eufrósine y Thalía, tal como sus madres, diosas helenas, las trajeron al mundo, se antoja una travesura, teniendo en cuenta las “aficiones” del premier, que tal vez se detuviera también ante el Triunfo de Baco velazquiano.

Que Macron se interese vivamente por el Felipe IV en traje de caza, de Velázquez, también tiene su aquel, si se tiene en cuenta que el monarca más longevo de los Austrias, que reinó durante 44 años y 170 días, era apodado “El Grande” o “El Rey Planeta”. A un francés se le hinchará “la grandeur” al conocer que uno de los reyes más notables de España alcanzara tamaño planetario cuando uno de los suyos fue retratado por la historia como “Rey Sol”. Curiosamente fue Felipe IV un avanzado del modelo OTAN, al implantar la Unión de Armas, que obligaba a cada territorio de la Corona a aportar soldados al ejército real en proporción a su población.

A Olaf Scholz, canciller federal, le cazaron los fotógrafos admirando los retratos de los Apóstoles, de Rubens, que fueron propiedad del Duque de Lerma. Tal vez pidiera intercesión a San Andrés, San Simón, a Santiago el Menor o a San Pablo, que Alemania se encuentra a tiro de piedra de los misiles rusos.

Compartir el artículo

stats