Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Francisco García

El lobo y el bobo feroz

"Que viene el lobo" ya no es una expresión coloquial en Asturias sino una desagradable evidencia para quienes sufren el ataque frecuente del cánido, que a la luz de las últimas denuncias va colonizando nuevos territorios, para desgracia de xatos y ganaderos. Ya vimos jabalíes campear a pie de playa: solo falta una manada lobuna aullando a la luz de la luna en la playa de Porcía, tras merendarse un ternero en El Franco. Cualquier día bajan también a la Primera Flor de Grao, a por provisiones.

Dentro de unos días visita Asturias la ministra de Sánchez a la que no contaron de niña el cuento de Caperucita Roja, la que firmó la inclusión del lobo en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial. Muéstrele el consejero del ramo la hoja Excel con el listado de daños y convénzala de que el problema creciente no se arregla con indemnizaciones, que lo que se dilucida en esta batalla es el mantenimiento de un modo de vida ancestral que merece protegerse tanto como la fauna salvaje.

Piensen que salvo en sueños poéticos como los de José Agustín Goytisolo, no hay lobito bueno al que maltrataban todos los corderos; ni príncipe malo, ni una bruja hermosa ni un pirata honrado. (Bueno, príncipes o princesas malvados puede que no haya, pero reyes sí se ha visto alguno por estos lares que fue lobo embutido en pellejo de oveja).

Habrá que sentarse a negociar, optar por la mediación desacalorada y buscar una solución que satisfaga a todas las partes, sin maximalismos. Nadie quiere en Asturias el exterminio de los lobos, pero tampoco el holocausto de las ovejas. Y pedir al Gobierno asturiano que se ponga en su sitio, escuche a los pastores y ganaderos, defienda los intereses de los habitantes de esta tierra más castigados de un mundo que se acaba y que deje de mirar para otro lado. De lo contrario ¿quién, en las zonas rurales, va a votar el próximo mayo al bobo feroz?

Compartir el artículo

stats