Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Maxi Rodriguez

Parando en Villalpando

Maxi Rodríguez

Escuela de calor

Asturias tropical

Pablo García

–¡Sumadreee!

–Tas sudando como un perro, Nicanor.

–¡Puf! ¿Fai calor en toles partes o solo nes míes?

–¡Mira p’ahí, ho!

–Ye fueu, ¿oíste?

–El demonio marchó de vacaciones y nun apagó la caldera.

–Déjate pijaes, Sindo, esto nun ye ni medio normal.

–Pues mentalizándote, Canor, Asturies tropical.

–¿Cómo ye, ho?

–Nun par de añinos tamos friendo güevos na carrocería del coche.

–¿Nosotros, ho?

–Home, esto ye una emergencia planetaria, cuidao. Vamos pasar del orbayu al calor africanu pero echando hosties, ¿oíste?

–¿Quiés creer qu’ando deprimidu?

–Normal. D’equí p’arriba, la depresión va ser tropical: oyes una cumbia y rompes a llorar.

–Jobar. Toi totalmente descentrau, Sindín.

–Claro. Col calorón tas pasando de la fatiga pandémica a la confusión.

–Tengo hasta mieu de perder la conciencia.

–Na, por eso tranquilu, nunca la tuvisti.

–¿Que qué, ho?

–La to voz de la conciencia tienesla afónica, Nicanor.

–Bah. Yo soi como soi, ¿oíste? Y el que nun me trague que s’afuegue. Lo malo ye que tengo al cuerpo despistau.

–Normal, nun tamos acostumbraos.

–Pensé que se me derretiría hasta la grasa pero qué va…

–Na. Lo que peligran son les neurones si les pones muncho al sol.

–¿En serio?

–Claro, Canor. Hai que saber gestionalo. Voi date unes nociones.

–Asturias tropical, hai que se joder.

–Tú bebe más líquidos, ¿oíste?

–¿Más tovía, ho?

–Sí. Y reduz l’actividá física.

–¡Si nun fago na!

–Folgar con frecuencia. ¡Y a la sombra!

–¿Ónde, ho? Si nun la hai.

–Home, Nicanor…

–Si vien equí el puntu esi se fae d’oro.

–¿Quién, ho?

–El Señor Grey. Arrienda les sos cincuenta sombres, aunque sea a cincuenta céntimos, y fórrase.

–Puf. Lorenzo ta afectándote a la cabeza, Nicanor.

–Nun te digo yo que non.

–Tienes averiau el termorregularor del hipotálamo, namás vete.

–¿El qué, ho?

–Vas tener que llamar al técnicu.

–¿A Abelardo? Dejalu, probe, bastante tien pa él.

–Tienes la temperatura corporal poles nubes.

–Selo yo. Igual tiro pa casa y pongo l’aire pa non morrer de calor.

–Vas morrer igual.

–¿De qué, ho?

–De fame, cuando te llegue’l recibu de la luz.

–Calla, ho.

–Lo que yo te diga, Nicanor.

www.parandoenvillalpando.com

Compartir el artículo

stats