Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Maxi Rodriguez

Parando en Villalpando

Maxi Rodríguez

Enguapiasti

La belleza es un estado de ánimo

–Paeces otru, Amador.

–¿Por?

–No sé, el lenguaje corporal, el tono de voz, la forma de mirar...

–Meca.

–Esa armonía, esa paz interior...

–Bueno, yo...

–Esi sentite cómodu nes tos propies chancles...

–¡El veranín, ho!

–Tienes el guapu subíu, tío.

–Bah.

–Y eso que siempre fuiste más feu qu’estornudar con diarrea, les coses como son.

–¿Feu yo?

–Bueno, visualmente incómodu. Pero enguapiasti.

–¿En serio?

–Dígotelo como lo siento.

–Pues no sé, garré unos días de vacaciones, cambió el tiempu, toi contentu...

–¡Ahí ta, amigu, ahí ta!

–¿El qué, ho?

–Lo emocional fainos más guapos.

–Ah.

–La guapura, Amador, ye un estado d’ánimu.

–¿Quién lo dijo?

–Zola. Oye, y val más Zola...

–Que mal acompañá, ya. Sí, eso ye lo que me dicen les muyeres a mí.

–¿En serio?

–Te lo juro. La última vez qu’una muyer díxome que sentía lo mesmo que yo foi la semana pasá pola ola de calor.

–Anda, anda, a mí nun m’engañes. Seguro que faes muncho el amor.

–¿Yo?

–Nótase na piel, Amador. ¡Tas atractivu, radiante, deslumbrante!

–¿La piel?

–Esa apariencia xuvenil nun ye normal, ye hormonal.

–¿Perdona?

–Endorfines, oxitocina, ya sabes. Eso ye que faes muncho exerciciu aeróbicu...

–Na, algún partidín na playa.

–Sí, ho. Seguro que tas tol día regando la lechuga.

–¿Eh?

–¿A qu’aguantes muncho follando?

–Qué va, qué va, faime casu, aguanto más sin follar.

–Yes un fenómeno.

–Además por culpa del sexo duélenme muncho les piernes.

–¿Por alguna posición en especial?

–Sí, por esperar sentáu.

–Vaya, ho. ¿Cuándo fue la última vez que tuvisti en una relación sexual?

–Meeeeee... ¡Yo era l’espermatozoide! Nun te digo más.

–¡Qué zamarro yes! ¿Y esa guapura?

–Home, tar toi contentu, dando paseínos, de folixa, sin trabayar...

–Tas irresistible, fáeme casu. Van ser les endorfines, ¿oíste?

–Será. Dexé de trabayar y entrome la felicidá.

–El bienestar se transparenta, Amador. Eso irrádiase dende l’interior al esterior.

–Home, yo...

–Enguapiasti, cagonrós!

www.parandoenvillalpando.com

Compartir el artículo

stats