Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Milio Rodríguez Cueto

Casadielle, ¿qué es?

La TPA y la llingua asturiana

"Casadielle, ¿qué es?", entrugába-y, micrófonu per delantre, una reportera de la TPA a una turista turolense, según vimos y sentimos, claramente, nes noticies d’ún d’estos díes estivales. La turolense allorió, pero non tanto como podíemos alloriar usté, o yo, o cualquier asturianu al que-y plantearen la cuestión, porque "casadielle", guapina, "no es nada", nun esiste tal cosa.

Entiende ún qu’esta neña, lo más seguro, ye una becaria de fuera que cumple les práctiques requeríes pa obtener un títulu, que lo fai de baldre o por un sueldu miserable y que nun ye d’ella la culpa d’ignorar el revesosu sistema del morfema de númberu de los sustantivos y axetivos astures (-u / -os, -a / es), enforma más caprichosu coles vocales que’l castellán. Y tamién puede ser que la probe, cuando preguntaba "casadielle, ¿qué es?", honradamente buscaba una contestación que la sacare de la ignorancia ("Hoy vas a ir a la plaza de la catedral y les preguntas a los turistas qué son les casadielles y los frixuelos. ¡Qué idea más original!", resfrega les manes, contentu, el redactor xefe. Y ella engurria la frente y dizse: "¿Firsuelo? ¿Casadielle? ¿Qué es eso?"). Pero, será porque colos años aumenta la repunancia, abúlta-y a ún qu’estes coses hai que les cuidar y, na televisión autonómica, el desinterés, o’l "casagüelismu" lingüísticu (val too, tas en ca la güela) ye un mal endémicu. Dexando pa prau casos famosos, como’l del campu de requesón onde entrena l’equipu de la capital, ¿por qué lleemos, nos cartelinos subtitulares o nos mapes del tiempu, Uviéu mientres sentimos Oviedo, o vemos Lluanco y dícennos, Luanco, etc., etc.? ¿Qué clase d’esquizofrenia toponímica sufre la TPA? Y casi peor ye cuando ún de los supuestos "graciosos" de los programes vespertinos y nocturnos fai por espresase n’asturiano (porque pa eso sí val: pal chiste fácil y el berríu de la doña Croqueta autóctona) y ponse a pega-y coces al romance vernáculu col remangu del oportunista al que lo mesmo-y da arre que so con tal de que les palabres rimen, a final de mes, con "nómina" (que, d’otra manera, ye rima difícil: ocúrreseme "dómina" y poco más, será por eso’l descuidu). En fin: a la ya consagrada "fabe" súmase agora la "casadielle" promocionada pola televisión públique asturiane.

Pase usté un bon día y acuérdese de que les ringleres qu’acaba de lleer tán escrites nuna llingua inconstitucional que, oficialmente, nun esiste.

miliorodriguezcueto.wordpress.com

Compartir el artículo

stats