Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Maxi Rodriguez

Parando en Villalpando

Maxi Rodríguez

Estrés prevacacional

Cuando te cuesta olvidar

–¿Qué tal, Lito? ¿Vas o vienes?

–Quédome.

–¿Cómo ye, ho?

–Bah, qué sé yo.

–¿Pero nun empezabas les vacaciones agora n’agostu, ho?

–Sí, pero toi desbordáu. Tengo mucho trabayu por cerrar.

–¿Trabayu?

–Sí, Quilino, sí. ¿Tú sabes cómo tengo’l taller, lo que me queda por facer?

–Anda, tira pa Benidorm, nun sías faltosu

–Qué va, Quilo, nun me lo lleva’l cuerpu.

–Pero…

–Una carga de trabayu de la so madre y nun hai con quien cuntar.

–Home, no me… ¡Arranca y desconecta! ¡Marcha unos días…!

–Na, nun puedo, tamos desbordaos.

–Tienes que priorizar, Lito.

–¿El qué, ho?

–Qué ye importante y qué corre prisa. Delega, tío.

–Sí, ho. Ta guapu el mi cuñau pa cargar con tou. Na, amás pa marchar solo unos díes…. ¿A ti les vacaciones nun se te faen cortes?

–Al contrariu. Yo voi cola muyer, bobu, y se me faen eternes.

–Ah, coime. ¿Y vosotros fuisteis en julio?

–No. En julio tuvimos juntando...

–¿Perres?

–No, ganes. Teníamos muches ganes pero al final…

–¿Qué?

–Na. Yo quería un llugar frescu, baratu y tranquilu.

–¿Y ella qué te dijo?

–Como nun nos metamos nel sótano…

–Vaya. ¿Y ónde fuisteis por fin?

–Al Nilo, Lito, al Nilo.

–¿Cómo ye, ho?

–Ni lo puedo pagar, ni lo puedo soñar.

–Vaya, ho.

–Echamos cuentes, empezamos a recortar y recortar, y marchó ella sola.

–Meca.

–Vino picá de mosquitos la probe. Digo: eso pásate por no llevar el repelente. Pillástelo, ¿no? El repelente, dizlo ella, soi yo.

–Yes mundial.

–Pero tú nun sías tontu, aprovecha, ¡marcha! ¡Sube al autocar!

–Qué va, que nun puedo, Quilino. ¡Qué va!

–Olvídate del puñeteru taller, ho. Y aprovecha…

–El calorón, les coles, les meduses, puf… Qué va, qué va.

–Home, pero…

–Na. Voi dejar la maleta, tomar una botellina y tiro pal taller. ¿Tú qué vas facer hoy, Quilino?

–Nada.

–¿Pero nun ficiste eso ayer?

–Sí, pero nun terminé.

–Ah. Pues invítote a una botellina de sidra. Y luego tiro pal taller.

–¿Pero a ti paezte normal?

–Sí, nun sé, qué quies, tengo un estrés…

–Yá lo veo, yá. ¡Estrés prevacacional!

www.parandoenvillalpando.com

Compartir el artículo

stats