Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Maxi Rodriguez

Parando en Villalpando

Maxi Rodríguez

Dieta mental

Cotillas al sol

–¿Viste lo de Toñi?

–¿Perdona?

-Espera, fía, que te cuento.

–¡Atrás, Piru, atrás! Lo siento.

–¿Qué ye, ho?

–Nun pierdo tiempu charrando mal de terceros.

–¡Ai madre! ¿Desde cuando?

–Aparta, Piru, que toi desintoxicando.

–¿Cómo ye, ho?

–Toi alejándome de persones negatives.

–¿Pero Teresina, qué me tas contando?

–Toi a dieta, ¿vale?

–Pues nadie lo diría, fía. ¿Qué ye lo que faes?

–Un ‘detox’.

–¿Un qué, ho? ¿Cambiaste la alimentación?

–Sí, na mente.

–¿Que qué, ho?

–Cuido lo que como, Piru, non como tú.

–Yo siempre lo faigo, fía, tenías que veme acariciando hamburgueses…

–Toi quitando rollos tóxicos de la cabeza, cuidando los pensamientos…

–¡Ai madre, nun t’entiendo!

–Refugo los que me faen dañu y nutro mi mente d’aquellos que me dan bienestar.

–¿Pa qué, ho?

–Pa transformar mi vida.

–¡Ja! Si fuera tan fácil… ¿Viste lo de Toñi?

–Que no me cuentes malos rollos, que paso de chismes y cotilleos.

–¿Qué chismes? Pero si ella misma lo puso en feisbu.

–Bah, ¡déjame de redes, eh! Ya nin miro la tele, nin les redes, nin…

–¡Ja! ¿Qué ye, que yá nun ves “Sálvame”?

–No. Tolo que nun ye positivo nun va tener cabida en mi día a día. Agora dame por escribir.

–¿El qué, ho?

–Pensamientos amables: “¡Soi el pibón de Perlora, un bombón de la Ibense!”.

–¡Ai fía…!

–Repítolo al acostame y pongo una alarma un par de veces al día pa alcordame.

–¡Ai fía, tas desconocida!

–Téngolo decidio, Piru, voi mejorar la relación.

–¿Qué relación, alma cándida? Si desde que te dejó Fonsu tú ya non…

–Conmigo mesma.

–¿Qué, ho?

–Toi dejando de falame mal, con dureza y pesimismo… Soi la persona cola que meyor tengo que llevame: 24 hores al día, los 365 díes del año.

–Yá, bueno…

–Toi tratando de cambiar mi voz.

–¡Ai, chica, a estes edaes…!

–La voz interior, ho. Que m’anime y digame coses guapes.

–Bah. ¿Pero en serio non quiés que te cuente lo de Toñi, ho?

–Que non, nun dejo espaciu pa malos pensamientos.

–¿Non t’alcuerdes el verano pasau cuando tabes con Fonso y llegó ella y…?

–Nin pa alcordances que solo faen dañu.

–¡Ai, fía! Pero entós, ¿yo qué fago?

–Tú cambia de sitiu. ¡Y feliz branu!

www.parandoenvillalpando.com

Compartir el artículo

stats