Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pedro de Silva

La vacunación mental, un éxito

Puesto que las autoridades sanitarias han dejado de facto de controlar los contagios por covid y desde luego de informar al respecto, el único modo de saber qué pasa es la contabilidad de los muertos excedentarios, es decir, que se han salido de madre y de la serie. En Asturias, por ejemplo, han sido en el pasado julio unos 350, y como los debidos al calor apenas superan la docena salen unas cuentas-covid que podrían duplicar los, ya muy altos, del Ministerio de Sanidad (algo menos de 150). Esto es lo que hay, pese a lo cual la gente no solo actúa como si la pandemia no existiera y fuese cosa del pasado, sino que cuando le recuerdas a alguien que no es así te mira como a un conspiracionista. Ese modo de enajenación mental no deja de ser una enfermedad, pero para no molestar vamos a darle el nombre de vacuna (una enfermedad en miniatura, al fin): el personal se ha vacunado mentalmente.

Compartir el artículo

stats