Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Manuel García Linares

Algo non va bien...

Un momento nefasto para la humanidad, atrapada en una guerra, en el despoblamiento del mundo rural y en la pérdida de valores

El mundo rural, en su despoblamiento, va perdiendo hasta esos personajes peculiares, de inteligencia natural, que dentro de sí albergaba todo un compendio de sabiduría, además de poseer un don natural para la filosofía y la música. Así era Polo, un amigo de Sanfrichoso, quien nos abandonó hace unos años. Cierto día me encontré con él y le pregunté: "¿Qué tal, Polo?". Y él me contestó: "Bien, chacho, bien; aunque últimamente ando un poco preocupao. ¿Quies creer que el otro día iba yo caminando por el monte y de pronto encontreime falando conmigo mismo y dixime p’a mí: Polo algo non va bien".

Polo abandonó este planeta hace pocos años y con él perdimos un personaje más de nuestra tierra que se había dado cuenta de la decadencia del mundo rural, al igual que Spengler lo pronosticó en su obra "La decadencia de Occidente", publicada en los primeros años del pasado siglo. Sus predicciones, ahora se están cumpliendo.

Si mal no recuerdo, allá, por mediados de los noventa, se puso de moda una mascota virtual que era un pequeño huevo de nombre "tamagotchi". Como siempre, fue sacado al mercado por una empresa japonesa y se extendió entre la infancia de la época como manchas de aceite. Los acostaban a las ocho de la tarde para que se despertasen a las siete y media de la mañana, se les facilitaba el alimento bajo un horario reglado y he conocido hijos de amigos que entraron en profunda tristeza porque su "tamagotchi" había caído enfermo. Apenas si se alimentaba y el disgusto era tremendo cuando se moría. Las lágrimas de los niños eran inconsolables.

Daba por hecho que era un capricho pasajero de la sociedad de consumo y que pronto pasaría. Pero grande fue mi sorpresa al leer una noticia sobre el "primer viudo virtual", Akihijo Kondo, nuevamente un japonés. Se había casado, hace unos años, en Tokio, con el holograma de la cantante virtual Hatsune Miku. La boda se celebró con gran boato pero los padres de Akihijo, no quisieron asistir, pues al ser sintoístas no asumieron el "progresismo" de su hijo. Tras unos años de feliz matrimonio, la empresa creadora del holograma decidió cambiar el software de Hatsune con lo cual provocó su fallecimiento virtual, dando lugar a la viudedad de Akihijo. Descanse en paz Hatsune…

Algo non va bien en nuestro planeta, ya lo decía Polo. Tras la extinción de los dinosaurios, hace millones de años, ahora resulta que los intentamos recuperar mientras se va extinguiendo nuestra especie y su entorno natural, transformando nuestra cultura en algo invisible. Como las esculturas de Salvatore Garau o la defecación de Piero Manzoni que, una vez enlatada, fue adquirida por galerías y museos a precio de oro. O cuando la imagen de una "performance" para una bienal famosa puede ser el que una mujer miccione de pie.

Ortega nos hablaba en los años veinte de la deshumanización del arte, pero yo creo que esto está siendo el reflejo más claro de lo que somos los "seres humanos". Algo non va bien cuando una niña menor de edad puede decidir abortar sin conocimiento de sus padres, y a la vez estar obligada a pedirles permiso para una excursión del colegio. Ciertamente protegemos nuestra flora y fauna castigando severamente a los infractores condenándolos por destrozar un nido con sus huevos pero sin que ocurra nada por destruir un embrión humano.

Algo non va bien cuando, aún latentes las consecuencias de una pandemia y con constantes variantes, se nos levantan las restricciones pero nos permiten las bacanales en donde podemos enloquecer bajo los efectos de los efluvios etílicos. Pero sobre todo bajo el paraíso del negocio de las drogas y a nuestro lado danzan los espectros de la muerte como algo ajeno a nosotros, bajo la macabra música de los misiles o bombas racimo masacrando familias enteras, abocadas al hambre, al frio y a la miseria. Hay quien dice que "esto siempre ha pasado" y con estas frases miramos hacia otro lado. Y ojos que no ven…

Sí, querido Polo, algo non va bien cuando la sociedad del "bienestar" disfruta de la playa compartiéndola con los náufragos de las pateras, o los tanques chinos hacen maniobras frente a Taiwán. Y mientras tanto, en nuestros pueblos podremos decir "Señor, señor, que solos se quedan los muertos".

Compartir el artículo

stats