Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pedro de Silva

San Sempé, que estás en los cielos

Con las autoridades y los músicos en el kiosco central engalanado con la tricolor, los niños que han concluido sus estudios primarios en las sillas que lo rodean y los papás apiñándose al borde de ese espacio, llega el momento de que cada escolar suelte su globo y el cielo se puebla de ellos, pero entre los cientos y cientos de escolares hay un niñito encariñado con el suyo que no ha querido soltarlo y aguanta, digno y firme, la admonición de la maestra sin abrir la mano ni dejarse violentar por las miradas de sus pequeños compañeros, padres y autoridades. Nadie como el dibujante Sempé, que acaba de morir, ha dado cuenta de la cultura francesa, que está en el núcleo mismo de Europa y de la que lo mejor de la española es tan tributario. Pocos como él han sabido hacer de una mirada irónica y tierna al mundo que lo rodea una propuesta para entenderlo de modo suave y a la vez implacable.

Compartir el artículo

stats