Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

En corto y por derecho

Arturo Román

Bartolo, la dulce tentación de Barbón

La dulce tentación del presidente del Principado de Asturias, Adrián Barbón, se llama bartolo y es originario de su tierra natal, Pola de Laviana. Allí, días atrás, disfrutó Barbón no de uno, sino de unos cuantos bartolos, esos típicos pasteles creados en 1912 y que pasan por ser unos de los más antiguos de Asturias. Cuentan que el Presidente considera que los bartolos lavianeses son "los mejores del mundo". Pudo saborearlos cuando acudió a recoger, de parte de la sociedad cultural y gastronómica La Pegarata, la insignia de oro, un detalle que recibió muy agradecido y emocionado por ser en su tierra.

Y qué mejor que endulzar el momento con los bartolos, a base de hojaldre y almendra, cuya receta se replica en Gijón y Oviedo.

Compartir el artículo

stats