Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Xuan Xose

Daqué falla nes Cuenques y nes cabeces

Las noticias sobre la enseñanza en Les Cuenques son desalentadoras. Esta: "Tres titulaciones de FP industrial con pleno empleo, a cuyos alumnos les llegan, además, ofertas de trabajo cuando aún están en prácticas, solo cubren la mitad de sus plazas". Y esta otra: "El número de jóvenes que acceden ahora a la prueba de selectividad es un tercio de lo que era en 1999".

Todo ello no solo indica lo evidente, el desplome de la natalidad y la emigración de familias, sino otra más profunda: la práctica inutilidad de los cuantiosos fondos invertidos en Les Cuenques tratando de evitar lo inevitable y luchando, además, contra una estructura de empresas y salarios que desvirtuaba la percepción social de lo posible.

Si a esto añadimos lo anómalo de la decisión de gestión de aquellos fondos, en manos de los sindicatos merced a un acuerdo entre Cascos, Villa y Hevia que tenía como objetivo arrebatar su gestión al gobierno de Marqués, no nos extrañarán algunas decisiones equivocadas.

Desde ese punto de vista, el del vaciamiento de Les Cuenques y la disminución de su población estudiantil, llevar Minas a Mieres parece un esfuerzo inútil o desproporcionado.

También falla la mentalidad de muchos de nuestros munícipes. LA NUEVA ESPAÑA publicó recientemente un reportaje sobre "les lletrones" de nuestros pueblos y ciudades. Pues bien, los paneles están únicamente en castellano, incumpliendo la Llei d’Usu, lo que denota que el interés por el asturiano que dicen tener algunos es solo palabrería; el respeto a la ley, de ninguno.

Además, indica también nuestro aldeanismo. Nuestros rectores piensan que el nombre en asturiano haría desmerecer a su localidad y "espantaría" a los forasteros. Seguramente sería al revés. Lo distinto, lo llamativo, atraería más. Y, en último término, ¿piensan que los nombres de los pueblos de Galicia sin falsificar espantan a algún turista? ¿Sería aquí distinto?

¿O somos nosotros los que somos distintos, sin pulir?

Compartir el artículo

stats