Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

En corto y por derecho

Arturo Román

Adriana, Laura y «Bella ciao»

La crítica de la exdirigente del PSOE a la cantante italiana desata una «guerra» en las redes sociales

La exvicesecretaria general del PSOE, la riosellana Adriana Lastra, descansa, pero permanece alerta. Hace unos días, en el programa de Antena 3 «El Hormiguero», la cantante italiana Laura Pausini se negó a cantar «Bella ciao», famosa en España, sobre todo, por la serie «La casa de papel». Es una canción popular italiana, que los partisanos antifascistas adoptaron como himno durante la Segunda Guerra Mundial. Pausini se negó a interpretarla, alegando que nunca canta canciones políticas, «ni de derechas, ni de izquierdas». Y llovieron las críticas. Tantas, que la cantante quiso dejar clara su opinión en las redes sociales: «El fascismo es una vergüenza absoluta, me parece obvio para todos. No quiero que nadie me use para propaganda política. No se inventen lo que no soy». Pese a esta contundente declaración, Laura Pausini siguió recibiendo incontables críticas (y unos pocos apoyos) en las redes sociales. La más sonada, la de Adriana Lastra: «Negarse a cantar una canción antifascista dice mucho de la señora Pausini, y nada positivo». Los ataques a la cantante italiana –pero también los apoyos– se redoblaron tras la intervención de la política asturiana. La «guerra» desatada obligó a Pausini a emitir un comunicado, en el que declara: «Aborrezco cualquier movimiento político o social de carácter totalitario o autoritario. Siempre he defendido un sistema de derechos y libertades».

Pero la polémica continúa, porque tras la intervención de Adriana Lastra ha salido a la palestra el líder ultraderechista italiano Matteo Salvini, quien compartió un titular de la negativa de Pausini a cantar «Bella ciao» y un comentario: «Estima por Laura Pausini». La intervención del tal Salvini ha provocado en Italia el mismo resultado que la de Lastra en España: miles de mensajes a favor y en contra de todos los implicados. Lastra también se ha llevado lo suyo. «Una mattina mi son svegliato...».

Compartir el artículo

stats