Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Francisco García

Democrático "barullu"

Lo que hace unas semanas era un “barullu” y un exceso de “ombliguismo” hoy se ha convertido, por arte de birlibirloque, en la constatación de un partido “abierto, democrático, participativo y en el que los militantes siempre tienen la posibilidad de intervenir”. Es lo que tiene el marxismo socialista, al estilo de Groucho: cualquier argumento sirve para voltear la tortilla; y donde dije Diego digo Floro. El caso que el “barullu” de Gijón deviene en confusión, con dos candidatos, uno de ellos sin militancia socialista. ¿Querrá el PSOE gijonés reproducir en la villa de Jovellanos el éxito independentista de Canteli en Oviedo, convertido el alcalde capitalino en referente popular sin necesidad de carné expedido por Génova? Cosas veredes, amigo Sancho…

En lo que tienen etimológicamente de vocerío, las primarias son por definición siempre un “barullu”. A la FSA se le empezó a embarullar el asunto en Llanes, con la sorprendente resurrección de Antonio Trevín, que se barruntaba hace meses y a la que la dirección regional no prestó atención ni oídos, hasta que a Jimena le estalló en las manos. Y se le va a enfangar en la agrupación de Oviedo, donde las primarias, a cuatro, serán, a la fuerza, cuaternarias. Lo de la AMSO sí que es abierto, democrático, participativo… desordenado y confunsionista. Menos mal que al frente de la agrupación pusieron a Delia Losa para enderezar a los torcidos. En caso contrario, habría más candidatos que militantes.

No le falta razón, sin embargo, a Barbón cuando, recurriendo facilón al “y tú más”, tira piedras al tejado del vecino contendiente, que no solo no dispone de candidato regional sino que además no ha señalado fecha aún para la celebración de su congreso. En el PP siguen a uvas en una semana propicia para la vendimia. A los candidatos conviene mantenerlos unos meses en barrica para que ganen cuerpo. Arriesgarse al asalto de las urnas sirviendo en copa un vino joven no alegra paladares exigentes.

Compartir el artículo

stats