Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Luis M Alonso

Sol y sombra

Luis M. Alonso

Saber envainársela

Liz Truss. Reuters

En la vida no basta con fingir, también hay que saber envainársela. Ahí tienen el ejemplo de Liz Truss, la "premier" británica, que decidió ceder ante su partido y retirar una impopular rebaja fiscal a las rentas más altas que vendía como el gran plan. Naturalmente las consecuencias de aplicarla junto con una batería de ayudas sociales mal ajustadas y sin tener en cuenta el endeudamiento, podría haber sido peor para el Reino Unido que para ella supone el vértigo con que dilapida su pequeño capital político.

El Gobierno de este país no ha dejado de recular aquí y allá con medidas anunciadas hoy, declinadas mañana o saliéndose por la tangente el día después para adoptar otras que inicialmente criticó y rechazó. Es partidario de la rectificación intentando, eso sí, que con el relato todo parezca un accidente. En el caso de España, no existe el sentido dramático de la irresponsabilidad que adquieren las decisiones al más alto nivel cuando se toman al tuntún. Si pretendiera desglosar solo algunas de ellas no tendría espacio para hacerlo en esta columna, aunque cualquier lector convenientemente informado estará al tanto ya de que se repiten desde el inicio de la legislatura. Únicamente ciñéndose a las innumerables diferencias de criterio entre un socio y otro de ese monstruo que el desaparecido Rubalcaba calificó con acierto de Frankenstein se podría escribir mañana mismo "Guerra y paz".

El problema de arrojarse a la piscina de esta manera, con medidas que presentan más riesgo para la economía que soluciones, es el del propio populismo que exige urgencia e improvisación para seguir expresándose. Truss, una ferviente "brexiter", está acostumbrada a moverse en esos ínfimos caudales. Los mismos que atravesó de forma exprés para desplazarse desde una postura proeuropea a la de empecinada defensora de la salida del Reino Unido de la UE. El mismo hilo de agua inconsecuente que lleva a Pedro Sánchez a plantear con firmeza algo que más tarde traiciona para cambiar el paso sin tener que envainársela.

Compartir el artículo

stats