Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Maxi Rodriguez

Parando en Villalpando

Maxi Rodríguez

Lolo y el protocolo

Croquetas de cortesía

Ilustración: Pablo García

–¿Ónde vas?

–A da-y dos besos a la mi cuñá…

–¡Chisst, tate quietín!

–¿Qué ye, ho?

–Nun puedes lanzate a besar alegremente, Jose Vicente.

–Coime, pero…

-Vas cagala, nun tas de movete por estos xareos. Tu centrate nes croquetes.

–¡Ye la mi cuñá, ta mirando p’acá!

–Yá, pero tú relájate, que tas ensin cepillar.

–Coño, un par de besos…

–Eso reservalo pal ambito priváu. Ella ta trabayando y tu nun sabes besar. Siempres te pasa igual.

–¿Qué, ho?

-Poneste nerviosu y acabes bailando la yenka.

–Eso ye verdá, Lolo.

–Tienes que poner la cabeza al llau contrariu qu’ella. Que tas d’ensayar solu frente al espejo y te lies, oveya.

–Yá. ¿A la derecha?, ¿al mediu?, ¿a la izquierda?

–Uf. Pasa de too, Josevi, faime casu. Céntrate nes croquetes. Yá vien otra bandeja…

–¿Pero cómo nun voi da-y dos besos a la mi cuñá?

–Ta trabayando, va facete la cobra. Da-y la mano, faime casu.

–¿Y si la dejo col besu nos llabios?

–La mejilla, entós.

–¿El qué, ho?

-Deja que s’averen les mejilles, ¿vale? Y fai un amagu como de besar al aire.

–¿Al aire?

–Sí. Nun puedes llantar los llabios na cara de la rapaza…

–¿En serio?

–Sí. Y sin ruidinos, eh. Eso fai bien mal efectu, ye como un peu en misa.

–Pero…

–Besos silenciosos y secos, faime casu. Y sin atraer a la persona escontra ti, que yes mui masuñón.

–¿Yo?

–Sí, yes babosu, Josevi, mui besucón. Distancia social, hai que respetala, ¿oíste?

–Pero…

–Yes más brutu qu’un bocáu d’escombros. Tienes que saber estremar. Ente’l saludu social y el profesional.

–Coño, que ye la mi cuñá.

–¿Y qué? Los franceses dan trés besos, los rusos dos, los italianos empiecen pola izquierda...

–¡Cagonrós, la mi cuñá ye de Moreda!

–Yá, pero estudió fuera. Ta bien viajá. Tu céntrate nes croquetes, ¿oíste? que la vas cagar.

–¿Entós qué fago? ¿Estrechar la mano?

–Pero no la dejes muerta.

–¿Qué, ho?

–La mano, Josevi, hai qu’evitar dejar la mano muerta.

–¡Aprieto, Lolo, voi apretar!

–Pero no mucho, ¿oíste? Un gestu rápidu y firme, con seguridá.

–¡Cagonmimanto, Lolín!

-¿Qué? ¿En qué pienses?

–¡En les croquetes, Lolo! ¡Voi centrame nes croquetes!

www.parandoenvillalpando.com

Compartir el artículo

stats