Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Maxi Rodriguez

Parando en Villalpando

Maxi Rodríguez

El amor engorda

Tiempo de cuchara

–Engordasti, Severino.

–Sí, bueno, ya sabes, al entablar un vínculu románticu...

–¿Qué, ho?

–"Relationship weight", Xicu.

–¿Cómo ye?

–Enamorase engorda. Ta estudiao.

–No jodas.

–Claro. Cuando conectamos con alguien que nos fai sentir bien, la felicidá y el pesu aumenten.

–¿El pesu?

–Sí, tío. Cuando la relación va asitiándose, volvémonos sedentarios.

–¿Yá nun faes ejerciciu físicu?

–Lo típico: sentanos a la mesa, poner la tele, abrir la nevera...

–¿Y el deporte?

–Bien, gracies.

–Pero tú, Seve, siempre fuisti de fitness.

–Sí, ho. De fitness de semana. Y esti juntóseme too: Uviéu de pinchos, la fiesta de los Nabos, los callos en Lena, les cebolles rellenes…

–Meca. Pero entós…

–Ye tiempu de cuchara, Xicu.

–Ya, ho. Pero tas poniéndote…

–Nun toi gordu, toi fuerte.

–Ya, ya. Tres kilos más y te faen descuentu de grupo.

–¿Qué quies, Xicu? Cuando empieces una relación nueva…

–Se te ve feliz, eso ye verdá.

–Cambiome el rollu alimentariu, pa qué te voi engañar.

–Ye qu’hinches y deshinches con una facilidad…

–Claro. Endelgazo cuando busco pareja, pero cuando tengo relación estable se jodió la dieta.

–¿Y qué ye, que come mucho Marisé?

–Uf. Como una lija nueva.

–¿Cuál ye’l so platu favoritu?

–El hondu, porque cabe más comida.

–¡Ai amigu! ¿Quién te mandó enamorate?

–Bueno, mucho ye genético, ¿oíste? La constitución de cada unu...

–Tamién ye verdá.

–Unos sois de complexión delgada y otros engordamos con cualquier caja de donuts de 24 que comamos.

–Qué jodío, Severino…

–A mí lo que me mata ye l’efectu yo-yó. Engordo y endelgazo en función de…

–Normal. Si nun te comes una rosca…

–Tu nunca te casaste y tienes un índice de masa corporal más baju.

–Y lo que tú dices: la genética, el chosco, los factores ambientales…

–Eso ye, Xicu. ¡Eso ye!

–Que te quiten lo bailao, ¿oíste?

–Toi feliz, Xicu, pero muévome menos que los güeyos d’Espinete.

–Pos hai que movese, Seve. Hai que salir, hai que quedar…

–Si quies, quedamos pa comer.

–Meee…

–Barriga llena, corazón contentu.

–Sí, señor. La cocina ye alquimia d’amor. Severino, yes el mejor.

www.parandoenvillalpando.com

Compartir el artículo

stats