Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Luis M Alonso

Sol y sombra

Luis M. Alonso

Conceptos vagos

A Sabina, la cofradía del santo reproche lo ha sometido a una especie de sumarísimo por mostrarse en desacuerdo con viejos y nuevos vicios de la izquierda, a los que cualquier persona sensata e inteligente, independientemente del credo, tendría que oponerse: la Cuba totalitaria o el hecho de que se le niegue la posibilidad de rearmarse a un país invadido, entre ellos. Es indiscutiblemente un hombre de izquierdas pero, a poco que abunde, la secta le catalogará de facha y cualquier día quemará sus discos.

Los conceptos no están claros. El que combate el nacionalismo excluyente no es un fascista, sino todo lo contrario. Precisamente el sentido reiterativo de algunos de pertenencia a un lugar o una raza está incluido a grandes rasgos en el fascismo de siempre, por mucho que reverdezca ahora entre la izquierda, que se ha vuelto identitarista por necesidades de guión o de mercado. Algo que puede sorprender pero no asombrarnos tratándose del material con que se confunden las ideologías marchitas.

Insistir, por ejemplo, en que Pedro Sánchez es un mentiroso compulsivo que ha traicionado una y otra vez lo que decía defender no significa ser de derechas ni de izquierdas, es simplemente tener buen oído y algo de retentiva. Suya es la insoslayable ambición personal que le lleva a arrastrarse y arrastrar al país hacia una indignidad institucional desconocida. Podría haber sido un político de derechas el que cayera en la misma felonía y habría igualmente que denunciarlo de manera enérgica.

No todo debe estar sujeto a una simplificación artera de las cosas. No es de derechas ni de izquierdas, sino propio de personas decentes, mantener que es contradictoriamente democrático participar en un mundial de fútbol en Qatar en fechas intempestivas para lavar la imagen de una autocracia beduina que reprime derechos de los seres humanos, mujeres y homosexuales, en particular, hasta límites intolerables.Tampoco lo es animar a las feministas a que combatan esa represión con la firmeza que lo hacen en terrenos menos singulares.

Compartir el artículo

stats