Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Milio Rodríguez Cueto

Notes inconstitucionales

Milio Rodríguez Cueto

Nitens

Otru reblagu na ocalitación d’Asturies

Pal Xuiciu Final, que va caer alredor de San Xuan de 2023, xusto unos díes enantes de les vacaciones del veranu (¡Dios tien una chispa…!), les vistes de los tribunales van tar comarcalizaes, porque nun fai falta dicir que vamos ser munchos pecadores, pasaos y presentes, pa una sala única. Por poner un casu, ún tien información fidedigna de que, del cabu Peñes pal oeste, hasta la ría del Eo, la sede xudicial va radicar na capiella del Espíritu Santu, en Muros, por razones evidentes. P’allá van migrar, en biltando de les tumbes, los resurrectos del cementeriu de L.luarca y los del de l’Atalaya de Cuideiru, respigaos pol nordés depués d’echá la muerte al calorín del subsuelu; y los del de La Colorada, en Navia, apertando, ente les falanxes escarniaes del pulgar y l’índiz, los putrefactos cartílagos nasales, asaltaos pol tufu a repollu cocío col que la papelera perfuma’l paraísu natural; los de La Carriona, d’Avilés, van dar, de pasu, una última visita cultural a la finca que dexen con destín inciertu…

Ente estos últimos, los de La Carriona, va figurar don Armando Palacio Valdés. Como los demás, en saliendo pela puerta’l cementeriu, va obedecer la irresistible llamada escatolóxica del tribunal divín y va echar a andar, parte d’una güestia kilométrica, p’hacia la capiella de Muros. Y, de camín, don Armando, como los demás, nun va parar de persinase, y non por mieu a la sentencia inminente sinon porque nun va conocer el país pel que procesiona. ¿Qué montes son esos, monótonos y aburríos, atropaos, raros, feos, espelurciaos, que nun esistíen cuando yo visitaba les Asturies tampoco va tanto, un sieglu escasu?, dirase don Armando, ¿tanto pudo cambiar el mundu en plazu tan curtiu, que nin se conoz?

—¡Ai, esto debe ser parte de la condena! —sescudirá’l craneu pelón, pesarosu—. ¡Y yo que pensaba que les mines yeren lo peor!

Pues ya ve, don Armando: les mines cerraron pero aquella Arcadia qu’usté vio sigue ausente, nun-y llevantaron l’esiliu los asturianos d’anguaño nin paez que lo vaigan facer. El Gobiernu actual va ampliar estos montes permurnios col argumentu inverosímil de que los ocalitos son "una alternativa para combatir el despoblamiento del medio rural": ¿cómo ye, entós, que nun lo fueron hasta’l momentu?. Van ser 24.000 hectaries más d’equí a diez años, que, sumaes a les presentes, que nun baxen de les 60.000, van facer que superen, en superficie ocupada, a los castañeos, que ya ye dicir. 84.000 hectaries (y seguro que la cuenta queda escasa) vien a ser el conceyu de Cangas del Narcea enteru fechu ocalital, del Monesteriu d’Ermu a Xarceléi, de Veiga L.lagar a Xinestosu. Y, pa garantizar la colonización, el Gobiernu aprueba la introdución d’una variante más dura, potencialmente más invasora, capaz de furar pa tierra adiento agora que la marina ya ta conquistada. El bichu convocáu apellídase "nitens", dicen que pol participiu de presente del latín "niteo", brillante: ocalitu brillante. Pero "nitens" tamién ye participiu d’otru verbu latinu: "nitor": presionar al frente, avanzar, remontar, que-y abulta a ún que vien más pal casu. Parafraseando a Boecio, y perdóneme la pedantería, "radicibus nitens ambulare conetur", que bien a ser que les raíces d’estos superocalitos van echar a andar cuesta arriba, y los nuestros nietos van velos dándo-y sombra al llagu Enol. ¡Al tiempu!

Pase usté un bon día y acuérdese de que les ringleres qu’acaba de lleer tán escrites nuna llingua inconstitucional que, oficialmente, nun esiste.

miliorodriguezcueto.wordpress.com

Compartir el artículo

stats