Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

María Calvo

María Calvo

Presidenta de la Federación Asturiana de Empresarios

Saber adónde vamos

Por un consenso por encima de colores políticos y ambiciones particulares

Antes de volver a enzarzarnos en debates sobre traviesas, catenarias, hilos y anchos de vía deberíamos preguntarnos: ¿cómo queremos que sea Asturias en el futuro? FADE parte de la base de que esta región no quiere renunciar a su industria, que quiere impulsar la competitividad de su tejido empresarial, o que aspira a retener y atraer población… queremos creer que todos deseamos una Asturias habitada y viva. Si compartimos esta visión de futuro debemos asumir que cada logro debe ir precedido de trabajo y que la planificación de nuestras conexiones debe ser abordada con responsabilidad y ambición. El Corredor Atlántico-Noroeste, necesario para dibujar una Asturias competitiva y conectada, también puede convertirse en el nexo de un gran acuerdo entre organizaciones y regiones, un consenso por encima de colores políticos o ambiciones particulares, pues es capital para nuestra supervivencia como territorio.

La pregunta con la que iniciaba esta reflexión, extensible a todo el Noroeste, tiene una respuesta obvia para las organizaciones empresariales de Galicia, León y Asturias. Las patronales estamos dispuestas a dar todas y cada una de las batallas que se nos presenten. Como ya hemos dejado patente tantas veces, nuestras empresas y sus tráficos de mercancías avalan nuestra inclusión en el Corredor, así como nuestro patrón demográfico y económico justifica la necesidad de inversiones. Lo hemos defendido antes, lo defendemos ahora y nunca asumiremos sin pelear que el Noroeste se convierta en la zona menos desarrollada de una España a dos velocidades.

El Corredor, sin embargo, es indisociable de las dinámicas políticas y no basta con la reclamación o la unidad empresarial, necesitamos del apoyo de nuestros representantes para desarrollarlo. Los Corredores son los instrumentos básicos de la UE para coordinar proyectos de comunicación y transporte, que trascienden al tren. Estar o no dentro de un Corredor con la calificación de Red Básica es equivalente a ser o no ser. Por eso, nuestro principal objetivo en el corto plazo es conseguir esa calificación de Red Básica Europea para infraestructuras como Zalia o la autopista A-66, cuestión que los ministros de Transporte de la UE abordarán a principios de diciembre. Esa calificación, que la UE solo otorga a petición de los Gobiernos, nos abriría la puerta de la financiación para conectar nuestras infraestructuras de manera efectiva a la red comunitaria.

En FADE celebramos que el Gobierno del Principado haya asumido el compromiso de acompañarnos en este camino. Y también animamos a otros agentes sociales y políticos a que nos ayuden a tejer una red de trabajo conjunto dentro de un gran acuerdo del Noroeste. Aquí cabemos todos y no sobra nadie. Las infraestructuras son solo una de las batallas que debemos librar como territorio dentro de una carrera de fondo en la que necesitaremos el consenso de toda la sociedad. Una conexión ferroviaria eficaz y eficiente con Europa no es garantía de desarrollo económico, pero su falta sería fatal para nuestra industria y empresas.

Pondremos al servicio del Gobierno de España todo nuestro apoyo para el desarrollo de la planificación ferroviaria en nuestro territorio. Nuestra voluntad es conseguir que la extensión del Corredor Atlántico sea orgánica y dialogue con el desarrollo de las infraestructuras de nuestros vecinos, porque el Noroeste siempre ha planteado el Corredor como un proyecto de país y no como una aspiración localista.

Confío en que la sociedad asturiana comparte nuestra visión de futuro. No basta con abrir la Variante, necesitamos desarrollar Zalia, que las mercancías lleguen hasta El Musel cuanto antes y asegurar que la A-66 acceda en igualdad de condiciones y tiempos a equipamientos digitales y de suministro de nuevas fuentes energéticas. Podemos ser un hub logístico intercontinental, la puerta al mar de Madrid en el Norte, estamos en el sitio justo. El Noroeste y Asturias solo tienen que creérselo. Teniendo claro adónde vamos, solo tenemos que organizarnos para hacerlo juntos.

Compartir el artículo

stats