Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vicente Montes

Análisis: Una gestión discreta de Feijóo que sorprende al propio PP asturiano

Mientras el Partido Popular se enredaba en quinielas, Génova negociaba el candidato sin interferencias

Diego Canga, junto a Tajani, tras la lectura del pregón del Concurso de Quesos de los Picos de Europa en 2018

La elección De Diego Canga Fano como cartel electoral rompe la dinámica de los últimas semanas en el Partido Popular asturiano, enfangado en la búsqueda de candidatos propuestos por los distintos sectores y considerando nombres que llevaban tiempo circulando internamente. Según las fuentes consultadas, la opción del hombre de Bruselas fue gestionada directamente por el presidente nacional del PP, Alberto Núñez Feijóo, y en un círculo muy limitado, de modo que solo en los últimos días en algunos ámbitos comenzó a circular la posibilidad.

Al tiempo que Feijóo y Canga sopesaban los distintos pasos para formalizar la designación, Génova mantenía conversaciones con dirigentes regionales del Partido Popular, incluida Teresa Mallada, para analizar posibles perfiles. Pero se trataba de un plan B en tanto se fraguaba el candidato que finalmente pilotará electoralmente al Partido Popular de cara a las autonómicas de mayo de 2023. Esa búsqueda de candidatos en segundo plano evidenció las discrepancias internas en los populares, que solo un nombre ajeno a las cuitas internas y con un reconocido prestigio podía acallar.

El silencio de Génova sobre el candidato que negociaba ocasionó numerosas especulaciones, pero obedecía a una estrategia de discreción para mantener el nombre al margen de las tensiones que sufría el Partido Popular asturiano tras la decisión de que Teresa Mallada no fuese la candidata autonómica.

No ha sido un camino sencillo, dado el cargo de responsabilidad que Diego Canga Fano ocupa en Bruselas y al que precisamente accedió el pasado mes de octubre. Ejerce como director en materia agroalimentaria en la Comisión Europea, un cargo que ya desempeñaba entre 2014 y 2017 pero que dejó para convertirse en la mano derecha de Antonio Tajani, actual ministro de Exteriores de Italia, quien a partir de 2018 ocupó dos vicepresidencias de la Comisión y terminó como presidente del Parlamento Europeo.

Este licenciado en Derecho ovetense, asturiano residente en Europa,  no ha dejado de mirar a su tierra natal, involucrándose en numerosos proyectos e iniciativas siempre con el objetivo de hacer visibles las potencialidades de la región. Tanto es así que el presidente del Principado Javier Fernández, socialista, lo mantuvo entre los integrantes de su «comité de sabios» y le concedió la Medalla de Plata de Asturias en 2018. A Diego Canga la política le atraía, pero nunca encontró un marco adecuado para dar el salto. Ahora lo hace, quizás con ese sentido de servicio que le ha hecho merecedor de numerosos reconocimientos.

Queda por resolver otra parte en el puzle del Partido Popular. Diego Canga no está afiliado, de modo que el partido continuará bajo la tutela del secretario general, Álvaro Queipo, en tanto se ordene la cuestión interna, porque la estación final del proceso habrá de ser un congreso regional, pero no hay fecha ni plazo para él. «El objetivo será ahora poner toda la maquinaria del partido a las órdenes del candidato», sostienen fuentes del PP.  En los mentideros, había quienes apostaban en las quinielas a que Queipo terminaría siendo el candidato: pero él solo anticipaba la llegada. 

Compartir el artículo

stats