Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vicente Montes

La conexión entre Feijóo y Canga: el "tax lease"

La relación entre el hoy presidente del PP y el candidato asturiano se fraguó en la lucha en la UE contra una decisión que amenazaba a los astilleros

Diego Canga Fano MIKI LOPEZ

La elección de Diego Canga Fano como cartel electoral rompe la dinámica de los últimas semanas en el Partido Popular asturiano, enfangado en la búsqueda de candidatos propuestos por los distintos sectores y considerando nombres que llevaban tiempo circulando internamente.

Al tiempo que Feijóo y Canga sopesaban los distintos pasos para formalizar la designación, Génova mantenía conversaciones con dirigentes regionales del Partido Popular, incluida Teresa Mallada, para analizar posibles perfiles. Pero se trataba de un plan B en tanto se fraguaba el candidato que finalmente pilotará electoralmente al Partido Popular de cara a las autonómicas de mayo de 2023. Esa búsqueda de candidatos en segundo plano evidenció las discrepancias internas en los populares, que solo un nombre ajeno a las cuitas internas y con un reconocido prestigio podía acallar.

Pero, en realidad, Diego Canga fue una de las primeras opciones de Génova en todo momento, una vez que se confirmó, como adelantó este periódico, que Teresa Mallada no volvería a ser la candidata autonómica. La conexión entre Núñez Feijóo y Canga viene de lejos, en especial de las negociaciones sobre el "tax lease", un sistema que permitía importantes deducciones fiscales entre los años 2005 y 2011 a inversores por la amortización acelerada de los buques. En el año 2013, la Comisión Europea se planteó exigir la devolución de esas ayudas. Se mostraba a favor el entonces Comisario de la Competencia, el socialista español Joaquín Almunia, y se oponían los comisarios de Industria, el italiano Antonio Tajani, y de Empleo, el húngaro Láze.

Aquella devolución suponía un mazazo para el sector naval y los sindicatos y los gobiernos, tanto el central como los autonómicos con potencial en astilleros, se oponían frontalmente. De consumarse, los astilleros entrarían en una espiral que les imposibilitaría conseguir nuevos contratos. En aquel entonces, el italiano Tajani, hoy ministro de Asuntos Exteriores de Italia, se apoyaba en un discreto, eficaz y trabajador jefe de gabinete: Diego Canga Fano, quien recibía las inquietudes del gobierno gallego en caso de aplicarse la reclamación del "tax lease".

Aquella relación y el éxito de las gestiones pesaron a la hora de que Feijóo optase por Diego Canga, con un ofrecimiento discreto y ajeno a las disputas internas del PP asturiano, consciente de que su nombre y trayectoria solo podrían obtener el aplauso en el partido. Ahora en el PP hay quienes ya encuentran otro sentido al mantra que repetía la dirección nacional sobre quién sería la elección: "Será un candidato ganador, de unidad, capaz de aglutinar al centro-derecha y que haga frente a Barbón".

Los populares asturianos ponen fin ahora a un largo paréntesis de interinidad tras la decisión de que Teresa Mallada no repitiese como candidata y anunciase que no se presentaría al próximo congreso del partido para optar a la Presidencia, cargo del que dimitió poco después. En el Partido Popular se entierran las rencillas y se abre un periodo de tregua para volcarse en el candidato y las elecciones de mayo, aunque la prueba estará en las designaciones locales.

Compartir el artículo

stats