Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pedro de Silva

¿Natividad sin nacimiento?

Las Navidades tienen hoy un contenido un tanto ecléctico, pero el núcleo de su relato es el nacimiento de Cristo, y la mayor parte de su simbología evoca ese hecho. Que uno asuma el ritual simbólico de las Navidades, e incluso lo practique, no le vincula de modo necesario a unas creencias religiosas, sino que es muestra de respeto a la expresión de unas tradiciones y del gusto por las cosas bellas que han producido, de igual modo que para ser devoto de la "Liturgia de San Juan Crisóstomo" de Rachmaninoff, la "Última Cena" de Leonardo, o el "Cántico espiritual" de Juan de Yepes no hace falta ser creyente. Por eso, caso de que uno las celebre (no hacerlo es igual de razonable), resulta más coherente la figura del ateo belenista que ciertos brotes de laicismo navideño que tratan de eludir los símbolos más explícitos del evento originario, como si borrar un buen relato fuera tan sencillo.

Compartir el artículo

stats