Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pedro de Silva

La culpa y la baraka

¿Ha pesado más en el resultado la culpa por los penaltis fallidos de España o la baraka del portero de Marruecos? Son solo dos formas de verlo, pero la baraka –una especie de don del que está investido el ganador, que se prueba por el resultado– tiene la ventaja de su sencillez. El racionalismo tiende a separar las acciones del resultado, midiendo solo las primeras por el rasero de la culpa, con sus secuelas de premios y castigos (aunque el resultado se cuele luego por la ventana). Para el racionalista la baraka es parte del pensamiento mágico, concepto que le ayuda a sentirse superior. Sin embargo, es cuestión de horas que dé comienzo la búsqueda de culpables en función del resultado, midiendo a tenor de este el acierto o el error de las acciones. Con ello el pensamiento mágico tendrá una victoria, duplicando la de Marruecos, donde siempre se ha creído en la baraka.

Compartir el artículo

stats