Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Maxi Rodriguez

Parando en Villalpando

Maxi Rodríguez

Los puentes de Márison

El amor en días de baja ocupación

Los puentes de Márison Mortiner

–¡Ai, el mi Clint!

–¿Clint?

–Llámase Agustín, pero yo llámolu Clint.

–¿Por?

–Taba sacando fotos al puente del Piles.

–¿Cuándo, ho?

–El martes, aprovechando el puente de la Constitución.

–¿Y qué pasó, Marisonia? ¿Liásteisvos?

–Charramos, y al día siguiente acompañelu a fotografiar el puente de Cangas de Onís.

–¡Ai madre, Marisonina...!

–Nunca na to vida, Merce, pienses qu’un amor como esti te puede pasar.

–¿Pero qué me tas contando, Márison?

–Pensé que nun lu volvería a ver, fía. Pero volvió al otru puente.

–¿Qué puente, ho?

–El de la Inmaculada.

–Meca. ¿Y liásteisvos, Mari?

–Non, pero fuimos a cenar al “Puente Romano”.

–¿A Cangas?

–Non, Merce, non, a una sidrería de Xixón.

–Ah. ¡Puf! Jobar, pues diote fuerte.

–¡Más quisiera yo, Merce!

–¿Que qué, ho?

–Si ves qué pinta de empotrador…

–¡Meca, Márison, tas más caliente que’l quesu d’un cachopu!

–Una nunca imagina que pueda vivir un amor así.

–Y eso que dicíen que con tantu puente nun había casi turistas…

–Nun quiero necesitalu porque nun pueo tenelu.

–¿Entós qué ye lo que quies?

–Follalu.

–Hija, Márison, qué burrona yes…

–Nel próximu puente me lu calzo.

–Pero…

–¡Como si tengo qu’esperar al puente de Tolos Santos!

–¿Pero y el tu Suso?

–El mi Suso lleva quince días fuera, marchó a trabayar a una feria.

–¿Y a ti paezte normal encoñate con un fotógrafu que vien de veraneo?

–Cuando na vida te surge un Clint…

–¡Ai Marisonia, déjesme tonta!

–Ye como si tuviéramos caminando l’unu escontra l’otru toa la vida.

–Flipo contigo, fía.

–Una cosa ye decítelo, Mercina, y otra pasar por ello.

–Acabose, Márison, en cuanto llegue Suso cola furgoneta…

–¡Ai, non, fía! Yo nun soi Meryl Streep pa tar sujetando la manilla de la puerta.

–¿Qué, ho?

–Yo tírome de la furgoneta y hala, onde vaya l’asa que vaiga’l calderu.

–¡Ai fía, con tantu puente quedasti trastorná!

–Llevo al mi Clint, Agustín, no más fondo de mi corazón.

–¡La madre que te sibló…!

–Nel Puente de Tolos Santos me lu calzo, Merce, dígotelo yo.

www.parandoenvillalpando.com

Compartir el artículo

stats