Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ángel Rodríguez Vallina

Ángel Rodríguez Vallina

Director general de Asturgar

Los primeros 40 años de un éxito compartido

Una herramienta de financiación estable y solvente para generar empleo y riqueza en Asturias

Acabamos de terminar un año que para la Sociedad de Garantía Recíproca Asturgar tuvo una especial significación. Celebramos nuestro 40 aniversario con la renovación del compromiso de nuestros socios y colaboradores y lo hemos hecho acompañados de buenos datos en el apoyo a la financiación de las pymes y autónomos asturianos. El futuro se presenta, además, con nuevos y ambiciosos proyectos que reforzarán nuestra actividad y su impacto en la economía regional.

Es difícil condensar en unas breves líneas cuarenta años de una ilusión compartida. Un proyecto novedoso para su época, que veía la luz en 1982 con la propia autonomía asturiana, forjado en la colaboración público–privada y que aunaba los esfuerzos de todos los actores económicos regionales (empresas, cámaras de comercio, bancos, cajas y Administración pública), en una apuesta conjunta por el desarrollo económico de Asturias.

Hoy en día esa ilusión se ha convertido en una sólida realidad. Asturgar es, hoy más que nunca, el instrumento de apoyo a la financiación empresarial con más alto aprovechamiento gracias al efecto multiplicador de los recursos gestionados, que presta especial atención a aquellos segmentos con menor capacidad de acceso a la financiación, que con su transversalidad no excluye ningún sector económico y actúa como vertebrador del territorio al desplegar su actividad a lo largo de toda la geografía asturiana. En estas cuatro primeras décadas Asturgar ha concedido 7.481 avales por cerca de 380.000.000 euros, lo que supone una inversión inducida cercana a los 500 millones y en el entorno de los 25.000 empleos apoyados, y todo ello en el Principado de Asturias.

Esta sólida realidad que es hoy Asturgar no habría llegado a construirse sin la unión de todos los ingredientes necesarios para una receta de éxito. Por un lado, las empresas, con los que compartimos un doble apoyo, bidireccional, ya que todas las pymes y autónomos a las que ofrece su aval Asturgar son, a su vez, nuestros socios. Son nuestros beneficiarios –ya más de 1.600– y a la vez nos dan soporte para seguir con solvencia nuestra labor, en un ejercicio de apoyo mutuo y solidaridad entre empresas. Asturgar cuenta también con la fortaleza de las principales asociaciones empresariales de la región, como Fade, Femetal, CAC–Asprocon, Cámaras de Comercio de Oviedo, Gijón y Avilés, y ASATA, entre otros. Su visión del sector y de la situación económica orientan desde sus inicios la estrategia de Asturgar para llegar a las empresas con soluciones adecuadas a sus concretas y diferentes necesidades.

Pero, de todos es sabido que el componente que aporta el valor diferencial a las organizaciones es el elemento humano, las personas. Gracias a nuestro equipo, que cuenta con el conocimiento técnico y la dilatada experiencia para abordar los distintos proyectos y ofrecer su labor de apoyo y asesoramiento, no solo en cuanto a financiación, sino también en el acompañamiento de la empresa en el diseño y puesta en marcha de sus proyectos en el aspecto financiero de los mismos. Y si hablamos de personas que definen y moldean una organización, mención especial merece Elías García Riondo, director general entre 1982 y 2010, sin el cual no entenderíamos la Sociedad de Garantía tal y como es hoy. Otro activo humano imprescindible son los miembros de nuestro Consejo de Administración –los que son y los muchos que han sido a lo largo de los 40 años de nuestra historia–, que desinteresadamente dan lo mejor de sí para el crecimiento de esta SGR.

Papel fundamental los constituyen las administraciones públicas, principalmente la Comunidad Autónoma y los ayuntamientos asturianos, que además de facilitarnos su apoyo material, cada día depositan su confianza y ven a esta entidad como herramienta de promoción de políticas regionales en materia de desarrollo económico.

Como nos marca la brújula de nuestro logo, seguiremos buscando nuestro norte. Primero facilitando al acceso a la financiación de más y más empresas regionales para así contribuir al crecimiento económico de Asturias, y segundo, siendo parte de la mejora de la situación económico–financiera de nuestros socios: ayudando a difundir la importancia de la cultura financiera principalmente en autónomos y pequeñas empresas con mayores dificultades de acceso a la misma, contribuyendo a mejorar su estructura financiera para hacerlas más fuertes y estables y sentar las bases de su crecimiento, informando sobre al acceso a distintas fuentes de financiación, contribuyendo en actividades de formación, y asesorando en la estructuración y diseño de proyectos e inversiones.

Un futuro ambicioso y esperanzador, que se hará realidad gracias también al papel de las entidades financieras –el último ingrediente de esta fórmula del éxito– que nos acompañan desde nuestra fundación y con quienes tenemos suscritos convenios de colaboración para ofrecer las mejores condiciones financieras adaptadas a las necesidades de cada sector. Esta colaboración es cada vez más estrecha y se ha plasmado en la reciente ampliación de capital a la que han acudido, con un total de un millón euros, Sabadell Herrero, Caja Rural de Asturias y Unicaja, entidades financieras que siempre han estado de nuestro lado. Un "regalo de cumpleaños" que, más allá de lo material, es la confirmación de la confianza que nos han demostrado durante décadas y de su apuesta por nuestro futuro.

Ese apoyo y compromiso se va a trasladar en una implicación directa con las empresas asturianas y el progreso de nuestra región, que en estos momentos necesita de la colaboración de todos para ofrecer mecanismos de financiación eficaces.

Se trata de un ambicioso proceso de ampliación de capital y de recursos propios, en el que venimos trabajando desde hace tiempo y que refuerza nuestra identidad asturiana, dotándonos de una fortaleza de recursos y solvencia que nos permitirán abordar con mayor intensidad nuestra labor de apoyo a las empresas.

Encaramos esta nueva etapa con las expectativas puestas en consolidar, por otros 40 años, nuestro papel como herramienta de financiación estable y solvente para generar empleo y riqueza en Asturias.

Compartir el artículo

stats