Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vicente Luque Cabal y José Antonio Sáenz de Santa María Benedet

La Variante, clave para la industria regional

La importancia de los túneles de Pajares para el desarrollo económico de Asturias

La boca de uno de los túneles de la Variante. Irma Collín

  • Vicente Luque Cabal es Presidente de la Plataforma Tecnológica de Túneles de Pajares, fue gestor de políticas de la energía y los transportes en la Comisión Europea
  • José Antonio Sáenz de Santa María Benedet es Vicepresidente de la Plataforma Tecnológica de Túneles de Pajares y miembro del Comité de Energía y Recursos Naturales del Instituto de la Ingeniería de España

El tráfico ferroviario de Asturias, región industrial que conecta el centro de España con el arco Atlántico, es de gran importancia y buena muestra de ello es que, por la decimonónica Rampa de Pajares, dicho tráfico casi duplica el de la sección internacional del Corredor Mediterráneo.

A pesar de la reducción que se ha producido en el suministro de carbón a las centrales térmicas, la circulación actual en la Rampa (con una sola vía, radios de 300 metros y elevadas pendientes) es de 170 trenes semanales (70 trenes de pasajeros en lenta velocidad y 100 trenes de mercancías).

El Corredor Mediterráneo está operativo desde diciembre de 2010 en su tramo principal (Barcelona-frontera francesa-Perpignan) y, desde el año 2013, es posible la circulación mixta de pasajeros en servicios AVE y de mercancías en ancho UIC. Así mismo, el puerto de Barcelona dispone de ancho ibérico y UIC en sus grandes terminales. Pues bien, a pesar de esta gran infraestructura desplegada y de la gran inversión realizada, el número de circulaciones de trenes en la línea Figueras-Perpignan, según datos oficiales de 2022, fue de 100 trenes a la semana (42 trenes AVE de pasajeros, 44 trenes de mercancías, 12 de la autopista ferroviaria y 2 de conservación).

El tráfico por la decimonónica Rampa de Pajares casi duplica el de la sección internacional del Corredor Mediterráneo

decoration

No pretendemos, obviamente, una confrontación del Corredores Atlántico contra el Corredor Mediterráneo, pero habría que preguntar a muchos de los empresarios que se reunieron el 17 de noviembre en Barcelona para reclamar #Quiero corredor, porqué no dedican sus esfuerzos a rentabilizar la magnífica infraestructura de la que ya disponen para impulsar sus tráficos con el resto de Europa. Convendría también no repetir los mismos errores en Asturias y, para ello, los esfuerzos deberían centrarse en generar servicios que contribuyan al crecimiento y al empleo en la región y en España. Tenemos que ser conscientes de que las verdaderas fronteras de España son nuestros puertos. Éstos son el origen y destino de más del 80% del tráfico internacional de mercancías por lo que la extensión del Corredor Atlántico hasta los puertos asturianos (Gijón-Musel y Avilés) tiene todo el sentido económico. También es de gran importancia la multimodalidad promoviendo la ZALIA y su conexión con las áreas logísticas de Coslada en Madrid, de Renault en Valladolid, de PLAZA en Zaragoza, de Sagunto en Valencia o las plataformas logísticas de Extremadura por citar algunas. Así mismo sería necesario promover los servicios de las autopistas ferroviarias, de las autopistas del mar y otros que contribuyen a la sostenibilidad climática y a combinar la rigidez del ferrocarril con la flexibilidad del "puerta a puerta" del camión.

Nos visita la Secretaria de Estado de Transportes, doña Isabel Pardo de Vera, y confiamos en su gestión para que el nuevo acceso ferroviario a Asturias entre en servicio, con todas las garantías, lo antes posible. Esperamos para ello que resuelva con éxito los problemas que, por la falta de definición de los servicios a prestar por esta infraestructura, pudieran generar ahora problemas en las certificaciones que tiene que dar la Agencia Española de Seguridad Ferroviaria. A modo de comparación, durante la planificación del túnel de base del Gotardo en fechas similares a las de los túneles de Pajares, sus responsables discutieron con la agencia de seguridad ferroviaria suiza todas las condiciones de operación y decidieron cambios en el proyecto para estar de acuerdo desde el principio con la Especificación Técnica de Seguridad en los túneles (TSI SRT). En España lo hacemos al final y cuando la obra ya está ejecutada. Confiamos en que todo se resolverá, pero en cualquier caso queremos reiterar a la señora Secretaria de Estado de Transportes la gran experiencia que existe en Asturias en materia de seguridad minera para resolver potenciales problemas.

No se trata de unos minutos más o menos en los viajes a Madrid, sino de sacar el máximo beneficio a esta infraestructura

decoration

Mirando al futuro, sería importante que doña Isabel Pardo de Vera atendiera las solicitudes que, desde organizaciones de la sociedad civil, venimos haciendo al Gobierno del Principado de Asturias y al Ministerio de Transportes y Movilidad. Se trata de solicitudes con reducido impacto presupuestario y más bien de buena gobernanza.

Desde que en el año 2020 se conoció la decisión de la Unión Europea, a la que modestamente hemos contribuido por nuestras buenas relaciones con los servicios de la Comisión Europea, de incorporar al Corredor Atlántico la sección Valladolid-León-Gijón hemos solicitado un Plan Director para esta infraestructura, una planificación de las actuaciones en la nueva sección y la ejecución de los proyectos constructivos para estar preparados ante las primeras convocatorias de ayudas del Mecanismo Conectar Europa. Pedimos que el Plan Director contemple todas las infraestructuras no solo del ferrocarril, sino también de las carreteras, los puertos y aeropuertos, las plataformas logísticas multimodales, los sistemas inteligentes de transporte, así como su integración para permitir servicios multimodales.

En nuestra opinión, es necesario definir la modernización de la línea ferroviaria Pola de Lena-Gijón/Avilés/Langreo, incluyendo el tránsito del ancho de la vía ibérico al ancho estándar europeo en la planificación general ya estudiada para los Corredores Atlántico y Mediterráneo. Es necesario también incorporar las autopistas A-6 y A-66, así como la plataforma logística ZALIA en la "red básica" de las Redes Transeuropeas del Transporte porque, en otro caso, será muy compleja la descarbonización del transporte por carretera. Habría que definir las infraestructuras portuarias ante los nuevos tráficos que generará la transición energética. Se trata, como decimos, de medidas de buena gobernanza y de planificación, en las que deben preponderar los criterios técnicos, económicos y de sostenibilidad de la movilidad. El citado Plan Director debe incorporarse al Plan de Trabajos del Coordinador europeo del Corredor Atlántico para evitar nuevas discusiones políticas que tan nefastas se han demostrado en el pasado reciente.

Es preciso también que la sociedad asturiana comprenda que no se trata de unos minutos más o menos en los viajes de los ciudadanos a Madrid, sino de que seamos capaces de obtener el máximo beneficio económico de esta gran infraestructura.

Compartir el artículo

stats