Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pedro de Silva

El problema del tempo

Para la gente de mi edad resulta inaguantable el tempo acelerado de un cine que hoy predomina: escenas sincopadas, esquirlas lanzadas a la mente a velocidad límite de percepción, basso continuo musical que intenta atropellarte. Pero en la gente de media edad para abajo, es al revés: no aguantan el ritmo del gran cine de hace medio siglo, les enfurece su tempo lento. ¿Un mero desajuste generacional? Temo que la formación de las ideas y ese doblez sobre uno mismo llamado reflexión tienen un tempo inalterable, a mucha velocidad se marean y acaban yéndose al suelo. El descubrimiento de que el tempo del núcleo interno de la Tierra se ha detenido (lo que al parecer hace de forma cíclica) y empezará a girar lentamente en dirección contraria resulta esperanzador, pero llevará tiempo que el cambio de marcha llegue a la corteza terrestre y de esta pase a la mente de sus microbios (nosotros).

Compartir el artículo

stats