En territorio comanche

La opinión sobre el Oviedo, el Sporting y Luis Suárez: Dale la pelota a Luisito

El fútbol llora la muerte de Luis Suárez, uno de los últimos mitos de aquel fútbol del que hay contadas imágenes y que se mantiene vivo en el imaginario colectivo gracias a la tradición oral, esa que hace que nadie muera realmente mientras sus historias sean transmitidas de una generación a la siguiente

Kubala, Pelé y Luis Suárez, durante un encuentro.

Kubala, Pelé y Luis Suárez, durante un encuentro. / FC BARCELONA

Pablo González

Pablo González

El fútbol llora la muerte de Luis Suárez, uno de los últimos mitos de aquel fútbol del que hay contadas imágenes y que se mantiene vivo en el imaginario colectivo gracias a la tradición oral, esa que hace que nadie muera realmente mientras sus historias sean transmitidas de una generación a la siguiente. El fútbol moderno ya no necesita de esto y quizás este sea uno de los motivos por los que haya perdido todo el romanticismo.

Ahora el atleta está por encima del jugador y no es que se quiera volver a repetir aquellas escenas en las que Di Stéfano se fumaba un rubio americano en el descanso o cuando los yugoslavos de la generación de Prosinecki y compañía salían de los entrenamientos con el neceser en una mano y el cartón de Winston en la otra. Pero, sin duda, algo se ha perdido.

Cuenta la leyenda que los compañeros de Luis Suárez decían aquello de: "Si no sabes qué hacer, dale el balón a Luisito". Y en eso andan más de 60 años después los dos grandes de la madreñina "furgolística", buscando a ese tipo que marque las diferencias para sacarlos de una vez de la mediocridad de Segunda División.

El Sporting quiere ir lento pero seguro a la hora de fichar. Por contra, el Oviedo ya lo tiene casi todo hecho. En nada, los dos iniciarán su gira por el México lindo y querido. Veremos qué nos depara el viaje. Lo que es seguro se que no habrá a quién entregarle la pelota cuando no se sepa qué hacer con ella. Pero, amiguinos y amiguinas, esto ye lo que hay, ¿oyisti, güey?

Suscríbete para seguir leyendo