Opinión

La danza hormonal: diabetes y obesidad

La endocrinología ha visto avances significativos en las últimas décadas. Los descubrimientos de hormonas como el GLP-1 y la leptina han revolucionado el campo, abriendo nuestras vías para el tratamiento de la obesidad, la diabetes tipo 2 y otras patologías asociadas. En la vanguardia de estos descubrimientos están los investigadores Daniel J. Drucker, Jeffrey M. Friedman, Joel F. Habener, Jens Juul Holst, y Svetlana Mojsov, lo que les ha valido el Premio "Princesa de Asturias" de Investigación Científica y Técnica 2024

Llaves y cerraduras

La analogía de "llave y cerradura" resulta muy útil en el campo de la biología molecular y la farmacología, tanto para entender el funcionamiento de numerosos procesos biológicos como la acción de fármacos específicos.

Imagine que un receptor en una célula es una cerradura. Un agonista sería como una llave que encaja perfectamente en esta cerradura. Al insertar esta llave y girarla, la cerradura se abre, activando un mecanismo que desencadena una acción específica dentro de la célula (por ejemplo, la liberación de insulina).

Por otro lado, un antagonista también se puede imaginar como una llave, pero en lugar de abrir la cerradura, esta llave se inserta y bloquea la cerradura, evitando que cualquier otra llave (un agonista) pueda girar y abrir la cerradura. En términos médicos, un antagonista podría ser usado para bloquear receptores que, cuando son activados por ciertas hormonas, podrían conducir a efectos no deseados, como el aumento de la presión arterial o la inflamación.

GLP-1 y fármacos asociados

El GLP-1 es una hormona que se produce en el intestino en respuesta a la ingesta de alimentos. Desempeña un papel fundamental en la regulación de la glucosa y el apetito, lo que lo convierte en un objetivo crucial para el tratamiento de la diabetes tipo 2 y la obesidad.

El funcionamiento de la hormona GLP-1 es el siguiente. Cuando comemos, el GLP-1 estimula al páncreas para que libere insulina, una hormona que ayuda a reducir los niveles de glucosa en sangre. GLP-1 es un agonista que abre una "cerradura" específica: la correspondiente a la liberación de insulina. Por eso el mal funcionamiento de GLP-1 puede derivar en patología como la diabetes tipo 2.

Los avances en la investigación del GLP-1 han llevado al desarrollo de medicamentos que imitan su acción. Uno de los más populares en el mercado es Ozempic, cuyo principio es la semaglutida. Se trata de un fármaco inyectable que se administra una vez por semana. Ha demostrado ser muy efectivo en el tratamiento de la diabetes tipo 2, reduciendo los niveles de glucosa en sangre. También ha demostrado ser beneficioso para la pérdida de peso. Ello se debe a que ralentiza el vaciamiento del estómago, lo que ayuda a prolongar la sensación de saciedad, reduciendo así la cantidad de alimentos que consumimos.

Asimismo, los estudios basados en el Ozempic y fármacos similares han demostrado su utilidad a la hora de reducir el riesgo de eventos cardiovasculares, como infartos de miocardio y accidentes cerebrovasculares.

Leptina y regulación del apetito

La leptina es una hormona producida por las células grasas del cuerpo. Su principal función es regular el apetito, enviando señales al cerebro sobre la cantidad de grasa almacenada en el cuerpo.

Cuando los niveles de grasa corporal aumentan, también lo hacen los niveles de leptina. Esta hormona se libera en el torrente sanguíneo y viaja al cerebro, donde inhibe la producción de péptidos que estimulan el apetito y promueve la producción de aquellos que suprimen el apetito. En definitiva, la leptina actúa sobre el cerebro enviándole señales de "saciedad".

En muchas personas con obesidad, el cerebro no responde adecuadamente a los altos niveles de leptina, una condición conocida como resistencia a la leptina. Esto significa que, a pesar de tener mucha leptina en el cuerpo, el cerebro no recibe las señales de saciedad. Estos descubrimientos relativos a la leptina y su funcionamiento abren otra prometedora y diferente vía al diseño de nuevos fármacos contra la obesidad, aunque todavía no están presentes en el mercado.

Suscríbete para seguir leyendo