Opinión | Parando en Villalpando

Pasivo agresivo

La amiga perspicaz

Pasivo agresivo

Pasivo agresivo / Ilustración: Pablo García

–Tino y yo tamos de cine, chica.

–Sí, ho.

–Él ye un cielo, la verdá.

–Sí, ho.

–Ye de poques palabres, calladín, tranquilín… Nunca hai bronca, nin…

–¡Nun espresa lo que siente!

–¿Qué, ho?

–¿Non te das cuenta, Pacita? Esi tratu silenciosu, esa frialdá…

–¿Que qué, ho?

–¡Ta rabiosu, boba!

–¿El mi Tino?

–Sí, fía. Nun lo espresa pero ta resentíu.

–¡Ai madre! ¿Por?

–¿Nun dices que volvió escaecese del cumpleaños de la to hermana?

–Sí, muyer, pero…

–¡Ye pasivu agresivu, pero de llibru!

–¿El mi Tino? ¿Por? El probe quéxase de que tien mala memoria.

–¿Ves? ¡Y enriba, quéxase! ¡Qué cabrón!

–¿El mi Tino? ¿Por?

–Típica táctica pasivo-agresiva, Pacita.

–¿Qué, ho?

–Rol de víctima. Para atraer compasión y refugar obligaciones. ¿Cuántu fai que te dixo que diba llevar el so coche al taller?

–Buo. Dirá0 un mes, pero nunca lu fai.

–¿Ves? ¡Ye una forma de resistencia ensin una confrontación abierta!

–¡Ai madre!

–¿Y por qué nunca sales a picar nada con él? ¡Nunca se vos ve xuntos!

–Bonu, cuando-y vien mal me diz: nun puedo.

–Dicir "nun puedo" significa "nun quiero". ¿Por qué nun ta equí agora tomando daqué con nós?

–Porque agora ta currando, sale fechu polvu y va pa casa.

–¿Non te digo? Qué fuerte. Te fai la vida imposible. Te esclúi sutilmente.

–Pero si nunca reñimos, nun hai nengún mal rollu.

–Claro, boba. Porque nunca se va a enfrentar a ti. Pero esos comentarios hirientes que te fai, esa pulla que te llanza onde más te duel…

–¿Qué pulla? Si nunca me diz nada, nunca me falta al respetu.

–¿Ves? ¡Eso ye lo malo!

–¿Por?

–Ta calláu pero metiéndote pullas polo baxo. ¡Menudu zamarro! ¿Non te das cuenta? ¡Asina evita la posibilidá d’una confrontación directa!

–Meca, qué cabrón. ¿Non?

–Sí, fía. Probe. Tienes que tar estrozada.

–Non, a ver, yo…

–Te ta saboteando, boba, abre los güeyos. Seguro que ye dependiente.

–Non, informáticu.

–Dependiente emocional, refiérome. Te ta manipoliando con su victimismo.

–¡La madre que lu parió! Y yo sin enterame.

–Tranquila, vida. Pa eso tamos las buenas amigas.

www.parandoenvillalpando.com