Opinión

Vuelta a las trincheras embarradas

Alberto Núñez Feijóo y Dolors Montserrat, durante sus declaraciones después de los resultados de las elecciones europeas.

Alberto Núñez Feijóo y Dolors Montserrat, durante sus declaraciones después de los resultados de las elecciones europeas. / José Luis Roca

Interpretar en clave local un fenómeno mucho más amplio siempre remunera la natural tendencia al ombliguismo, pero desacredita el análisis e impide la prospectiva. La ola derechista que recorre Europa es evidente y, aunque sea pronto para saber si su altura seguirá subiendo, de momento avanza. En España el PP de Feijóo, sin falta siquiera de mover programa, cabalga sobre ella, aunque le esté costando mucho que el agua llegue a Moncloa con él subido a la tabla. Su única aportación programática sigue siendo aquel "derogar a Sánchez" (o al sanchismo) que promulgó hace más de un año con supuestos efectos para ya, pero, ¿por qué cambiar si va rindiendo frutos, aunque sea pasito a pasito? El antisanchismo ha demostrado ser inversión segura, un buen ejemplo de capitalismo popular. Así que, como Sánchez ha demostrado también su destreza en resistirse a la derogación, tendremos más de lo mismo.

Suscríbete para seguir leyendo