11 de abril de 2008
11.04.2008
 

Empleados de subcontratas colocan barricadas en Ribadesella para exigir el pago de su salario

Las protestas obligaron a intervenir a la Policía Local y a la Guardia Civil al producirse un duro enfrentamiento con un encargado de seguridad

11.04.2008 | 02:00

Ribadesella,

Bárbara MORÁN


Llevan siete meses sin cobrar. Alrededor de veinte trabajadores de varias subcontratas asturianas del sector de la construcción manifestaron ayer en Ribadesella su malestar por la suspensión de pagos de la constructora Seop, promotora de las obras de la urbanización residencial Río Sella, situada en la zona de Los Porqueros. Los trabajadores, que durante dos años han levantado los cuatro edificios que forman esta urbanización, protestaron con la colocación de barricadas y la quema de material junto al último edificio, aún por rematar. Exigían así a la constructora cántabra el pago de sus salarios. Las protestas precisaron la intervención de la Policía Local y de la Guardia Civil. Los trabajadores arrancaron la valla de seguridad que protege las obras para incendiar la entrada del edificio y el encargado de velar por la seguridad de la zona intentó impedirlo, pretensión que provocó un duro enfrentamiento. Sólo la intervención de las fuerzas del orden impidió que el choque pasara a mayores

Medidas

Albañiles, escayolistas, fontaneros, pintores y empleados de subcontratas especializadas en la urbanización exterior de espacios residenciales se reunieron en Ribadesella para demostrar que no cejarán en su lucha. Ya han tomado medidas legales para reclamar a la constructora el pago de los pagarés pendientes desde octubre de 2007, que suman 1.500.000 euros. Pero esto no es suficiente para calmar la desazón y el sentimiento de engaño que tienen los trabajadores desde que la constructora decidiera suspender los pagos pendientes. «En este último edificio no se moverá ni un ladrillo más hasta que Seop nos pague. El asunto está ahora en manos de abogados, pero no podemos esperar a que se resuelva dentro de un año, hay que meter presión. Se está jugando con el pan de cientos de familias», aseguró Alfredo Bernardo, encargado de albañilería.

Afectados

Desde que Seop decidiese dejar de pagar a las subcontratas, comenzó una batalla entre los afectados y los dueños de la constructora, con sede en Santander y perteneciente al grupo Silver Eagle, de la familia santanderina Montalvo, principal accionista del Racing de Santander. Esta familia es también propietaria de Seif, la promotora de la urbanización de Río Sella. «Ellos harán sus juegos de capital y no van a perder dinero. Aquí los mal parados, como siempre, somos los currantes», subrayó Bernardo.


La urbanización Río Sella está compuesta por cuatro edificios y 119 viviendas. Las obras comenzaron hace dos años. Todo avanzó normalmente hasta que, en octubre pasado, los pagarés de más de 200 trabajadores de subcontratas que han trabajado en esta obra fueron devueltos. Seop se declaró hace tres semanas en suspensión de pagos y la crispación entre las más de 35 subcontratas asturianas afectadas ha estallado.

Trabajadores de estas empresas ya colocaron hace días barricadas en Grado. Los afectados no descartan seguir quemando material para que la constructora no olvide que tiene pendientes alrededor de 3 millones de euros con subcontratas asturianas. Paradójicamente, los afectados recordaban ayer que Seop es una de las diez constructoras más potentes de España.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine