10 de febrero de 2010
10.02.2010

Elena Arias promete para el Grande Covián una gestión idéntica a la del resto de los hospitales

Los nuevos patronos defenderán la permanencia de la Fundación frente a la ley para integrar el centro en el Sespa

10.02.2010 | 10:12
Elena Arias promete para el Grande Covián una gestión idéntica a la del resto de los hospitales

Arriondas (Parres),
Bárbara MORÁN

La jornada de ayer en el Hospital de Arriondas estuvo marcada por la despedida de tres antiguos patronos de la Fundación que gestiona el centro y por la llegada de sus sustitutos, todos ellos miembros del Servicio de Salud del Principado de Asturias (Sespa). Idas y venidas que se esperaban, pero que, como suele suceder en el Grande Covián, no han estado exentas de polémica.

«El Grande Covián será gestionado como el resto de hospitales públicos de Asturias». Estas fueron las primeras palabras de Elena Arias, gerente del Sespa y nueva presidenta del patronato de la Fundación pública «Francisco Grande Covián». Claro que sus palabras parecen chocar con las que pronunciaron los otros dos patronos respecto a la futura ley para integrar al Hospital en el Sespa, que, respaldada por PP e IU, se someterá a votación dentro de unos días en la Junta General del Principado. La futura Ley, rechazada de plano por el Gobierno regional, determinará la disolución del patronato del Grande Covián, pero, Arias al margen, los nuevos patronos ya dejaron ayer claro que no la apoyarán.

Elena Arias no dudó en «pasar palabra» a otro de los nuevos patronos cuando se le pidió una valoración de la propuesta parlamentaria y su compatibilidad con la renovación del patronato. La «patata caliente» quedó entonces en las manos de José María González Gancedo, secretario general técnico de la Consejería de Salud y desde ayer vocal del patronato.

«Nuestro deber es defender y cumplir la Ley de Fundaciones», señaló Gancedo, quien avanzó que los nuevos patronos tienen como objetivo velar «por esta Fundación». Y aún añadió una frase que no deja del todo claro si acatará la futura ley, que en su opinión «deberá respetar el ordenamiento jurídico y los derechos de la Fundación. Tomaremos las medidas legales pertinentes para que así sea», indicó Gancedo, en una aseveración que sonó a advertencia.

Elena Arias, que prefirió no entrar en cuestiones políticas, avanzó que uno de los objetivos principales del ente que ahora preside será trabajar para paliar el conflicto entre plantilla y la dirección del centro, enconado en el centro desde hace más de un año. «Aunaremos esfuerzos para trabajar en su solución», anunció Arias.

Sobre si el nuevo patronato prevé posibles cambios en la gerencia del centro, cargo que actualmente ocupa la oncóloga María Dolores Menéndez, la gerente del Sespa se limitó a apuntar que no podía decir «nada sobre este asunto en estos momentos». Todo indica que sí habrá relevo y que Arias nombrará para el cargo a una persona de su confianza.

El nuevo Patronato se formalizó durante la reunión extraordinaria celebrada ayer en el Hospital de Arriondas. Un encuentro que contó durante sus primeros minutos con la asistencia del hasta ayer presidente del patronato. José Ramón Riera, director general de Calidad en los Servicios Sanitarios. Riera abandonó el Grande Covián «agradecido y satisfecho» con los resultados obtenidos durante estos años, aunque también con cierto desencanto en algunos aspectos que a su juicio fueron menos reconfortantes. Reconoció que quizás sus peores recuerdos se centran en no haber sido «capaz» de trasladar a la plantilla, partidaria de la plena integración del centro en el Sespa, que la Fundación es «un gran modelo de gestión y busca lo mejor para los ciudadanos», confesó Riera.

El comité de empresa del Grande Covián, por su lado, tildó las intenciones del nuevo patronato de una «declaración de guerra» a la Ley de integración, ya que según las fuentes jurídicas consultadas por los sindicalistas es «una incongruencia» que «el propio Gobierno regional declare abiertamente que no acatará una Ley aprobada por su propio parlamento». El comité de empresa recordó al Ejecutivo que las leyes son «siempre de obligado cumplimiento».

Elena Arias es la nueva presidenta del patronato de la Fundación Grande Covián. A este órgano se incorporaron otras caras nuevas, María Luisa Sánchez, directora de atención del Sespa y José María González Gancedo, secretario técnico de la consejería de Salud. El resto de patronos se mantienen. Son Conchi Rivero, teniente de alcalde de Amieva, y su homólogo del Ayuntamiento de Onís, José Manuel Abeledo. La secretaria del órgano seguirá siendo Isabel Gutiérrez. En la fotografía, por la izquierda, Rivero, Gancedo, Arias, Sánchez y Abeledo.

Los tres nuevos patronos designados por el Consejo de Gobierno del Principado de Asturias el pasado día 3 sustituirán en el cargo a Joaquín Arcadio Fernández, director general de Planificación de la Consejería de Salud; Carlos Luis Aparicio, director general de la Consejería de Economía, y José Ramón Riera, director general de Calidad en los Servicios Sanitarios y, hasta ayer, presidente del patronato de la Fundación pública «Francisco Grande Covián». Todos ellos estuvieron presentes en la reunión extraordinaria del patronato. José Ramón Riera aseguró que con los cambios acaecidos en el ente que gestiona el Hospital del Oriente el futuro del centro asistencial será «muy bueno». En la imagen, José Ramón Riera, ayer, abandonando el Grande Covián.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook