05 de noviembre de 2010
05.11.2010
40 Años
40 Años
Ribadesella

Tito Bustillo se verá libre de vertidos

El Ayuntamiento inicia los trámites para la construcción del colector que saneará las aguas del río que discurre por la gruta

05.11.2010 | 01:00
Desembocadura del río San Miguel, en la entrada de Tito Bustillo.

Ribadesella,


Bárbara MORÁN


Tito Bustillo, una de las cuevas con arte parietal más valiosas del mundo, declarada en 2008 Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, debería estar «blindada» frente a cualquier agresión que pudiera perjudicar a sus pinturas, pero su protección aún dista mucho de ser idónea y algunas medidas de conservación con las que esta caverna debería contar son sólo proyectos.


Afrotunadamente, algunos de ellos comienzan a ponerse en marcha. Así, ayer se conocía el primer avance administrativo para la ejecución de una obra importante de cara a la conservación de la cueva: el saneamiento del río San Miguel, un curso subterráneo que discurre por el interrior de la caverna y que en varias ocasiones se ha desbordado y ha anegado la gruta. El problema es que sus aguas no están saneadas y arrastran vertidos, como purines y otras aguas residuales, que pueden provocar daños en las maravillas geológicas de Tito Bustillo, así como en sus pinturas rupestres.


Con esta situación lleva conviviendo la caverna desde hace años. Aunque todo indica que esta situación anómala en un yacimiento de tal relevancia lleva camino de solucionarse. Los tesoros rupestres de incalculable valor que encierra la cueva de Tito Bustillo están más cerca de gozar de una mejor protección, adecuada a su estatus.


La Corporación municipal riosellana, integrada por el PSOE e Izquierda Unida (IU), que gobiernan juntos el concejo, y por el PP, en la oposición, aprobó en pleno, en la tarde-noche del miércoles, el inicio del expediente de expropiación temporal del suelo necesario para la construcción del colector general de la red de saneamiento que evitará que el río San Miguel siga arrastrando vertidos y amenazando con ello la conservación de las pinturas rupestres del yacimiento riosellano.


Es una obra cuya ejecución programó hace un año el Ayuntamiento, con cargo a los fondos del Plan A, de los que al concejo le corresponden 1.258.000 euros. Con el inicio de la ocupación temporal de los terrenos privados necesarios para la construcción del colector, el alcalde de Ribadesella, Ramón Canal, expresaba ayer su confianza en poder iniciar «de forma inminente la materialización de esta importante obra para nuestro yacimiento. Es la primera de dos fases que pretendemos ejecutar para sanear completamente la cuenca del San Miguel», explicó Canal.


A su vez, este es el primer paso para depurar las aguas que se vierten en el río San Miguel, que corre por el interior de la cueva y desagua en el Sella.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído