21 de diciembre de 2010
21.12.2010
40 Años
40 Años
Llanes

El culín de nunca acabar

La Casa de Cultura expone «La espiral de la sidra», una muestra con imágenes del fotógrafo de LA NUEVA ESPAÑA Miki López que ofrecen un viaje desde los manzanos al bar

21.12.2010 | 01:00
De izquierda a derecha, el llagarero David Foncueva, el fotógrafo Miki López y el concejal de Cultura de Llanes, José Manuel Herrero, en la exposición.

Llanes, María TORAÑO


Al principio estaba el árbol. Pelado en invierno, pero resplandeciente de flores blancas en primavera. Con las imágenes de los manzanos en diferentes épocas del año arranca la exposición «La Espiral de la Sidra», que recoge treinta instantáneas sobre todo el proceso de producción de la bebida realizadas por el jefe de Fotografía de LA NUEVA ESPAÑA, Miki López. El fotógrafo compartió durante más de un año diversos momentos claves con la familia Foncueva, llagareros de larga tradición naturales de Sariego (Villaviciosa). Precisamente, la muestra está dedicada a la memoria de Luis Foncueva, cuyo nieto David acompañó ayer a López en la inauguración de la exposición en la Casa municipal de Cultura de Llanes.


«Hay que pasar horas y horas con esta gente para lograr la foto ideal», comentó el fotógrafo, quien agradeció la buena acogida que le brindaron los Foncueva y señaló que el hecho de encontrarse ante una empresa con «producción industrial pero a la vez muy familiar» fue toda «una suerte». En este sentido, el joven David -de 23 años- señaló que entrar a trabajar en el lagar familiar no «fue premeditado» pero que siempre tuvo muy buena relación con su abuelo y trató de aprender de él todo lo posible. «Mi abuelo era capaz de retirar de una sidrería las cajas de su bebida si la servían mal o la ponían a temperatura poco adecuada», recordó como anécdota.


La exposición quiere servir como promoción para un producto que es «emblema de Asturias», explicó López, y tiene un carácter muy didáctico, ya que explica paso a paso cómo se obtiene la sidra. Del manzano al proceso de «pañar», de la prensa a la «magaya», pasando por los toneles de fermentación, el embotellado y la degustación final en la sidrería, como expresión cultural de una forma de relacionarse típicamente asturiana.


Las fotografías -que pueden visitarse hasta el 18 de enero- están acompañadas por textos cortos escritos por el periodista Eduardo Lagar, quien sintetiza de forma simbólica y en apenas dos frases la esencia que transmite cada imagen. Así, por ejemplo, señala que «Pañar es robarle los pendientes a la pumarada», que «La magaya es a la sidra lo que la oruga es a la mariposa» o que «El culete siempre hipnotiza al paisanu». Llanes será por el momento el primer y único lugar del Oriente que acogerá la muestra, que -con el patrocinio de la Caja Rural- comenzará posteriormente un recorrido por diversos puntos de Asturias. Dado el carácter «didáctico» del viaje fotográfico, según destacó el concejal de Cultura, José Manuel Herrero, está previsto organizar algún tipo de visita para alumnos de Educación Primaria.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook