09 de febrero de 2012
09.02.2012

Piloña da cuerda al Museo del Reloj

La Casa del Tiempo de Infiesto apura los trámites para poder abrir sus puertas antes de las fiestas de Semana Santa

09.02.2012 | 01:00
Pedro Suárez y Rafael Fernández, ayer, en una de las salas de la Casa del Tiempo.

Infiesto (Piloña),


Lucas BLANCO


Después de varios meses en los que el proyecto para abrir el Museo del Reloj en el edificio de la Obra Pía de Infiesto parecía haberse quedado sin cuerda, el Ayuntamiento de Piloña y la asociación local «Avagar» coinciden en señalar que, a falta de unos pequeños trámites burocráticos, la sala podría estar abierta antes de Semana Santa.


A pesar de que están listas las tres salas que compondrán la primera fase del equipamiento -cuyo nombre oficial será «La Casa del Tiempo»-, aún quedan por ultimar los últimos flecos del convenio a tres bandas entre Ayuntamiento, «Avagar» y la propiedad del edificio para que este pueda iniciar su actividad cultural.


Estos pequeños detalles podrían resolverse en cuestión de días, si bien la entrada en un nuevo periodo electoral en el cual no estaría permitido realizar inauguraciones podría demorar la apertura hasta después de la celebración de los comicios y, por ello, se habría fijado la Semana Santa como fecha de referencia en la que todo debería estar dispuestos para el disfrute de los vecinos y visitantes de la villa.


Uno de los puntos más complejos a la hora de firmar el convenio fue el correspondiente a la gestión del museo, que todo parece indicar que gran parte del peso de la misma correrá a cargo de la asociación «Avagar», titular de la mayoría de objetos que serán expuestos en la planta baja del edifico.


El propio presidente de la asociación, Pedro Suárez, aseguró ayer que si bien el museo contará con una organización dinámica en la que se rotarán continuamente las piezas expuestas, la distribución de las tres salas de cara a la apertura ya está preparada. «Preferimos no adelantar muchas cosas, pero es de esperar que a mucha gente le encantará», señaló Suárez, quien ayer visitó el museo acompañado del también miembro del colectivo piloñés de amantes de la relojería, Rafael Fernández, para continuar con el montaje de las exposiciones que servirán para inaugurar el museo.


Entre los adelantos que Suárez ha podido dar es que la sala uno del equipamiento estará destinada a exponer los relojes gigantes, también conocidos como de torre. En la sala segunda se mostrarán numerosos ejemplares y utensilios vinculados de una u otra manera a la relojería de industria, ferrocarril y navegación y, por último, la sala tercera, la más grande de las tres, albergará por un lado una colección de relojes de tipo Morez de gran antigüedad, y, en una sección aparte, se recogerán numerosos utensilios utilizados a lo largo de la historia en el arte de la relojería, así como varios ejemplares únicos de relojes de pulsera y bolsillo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído