13 de febrero de 2012
13.02.2012

Misa a bajo cero en Covadonga

Los devotos desafían las bajas temperaturas en la santa cueva, en la que se mantuvo la afluencia al oficio dominical

13.02.2012 | 01:00

Covadonga (Cangas de Onís),


J. M. CARBAJAL


Con los termómetros a unos 3 grados bajo cero se ofició ayer, domingo, la primera de las habituales misas que cada festivo tienen lugar en la santa cueva de Covadonga, en el conocido como altar mayor de España. Unos oficios religiosos que no aminoran, para nada, la afluencia de peregrinos y devotos al real sitio, aunque sea pleno invierno y las temperaturas registradas sean bastante gélidas.


Alrededor de treinta feligreses asistieron a la santa misa dominical a las 11 en punto de la mañana, la cual ofició el canónigo Manuel Antonio García. El calor de la fe que profesan en esos lares a la Santina, patrona de Asturias, convirtieron la cita religiosa de ayer en algo mucho más ameno, sin que el frío y la humedad se sintieran en los cuerpos de los presentes, todos bien abrigados para la ocasión. No sólo gente de la zona acudió, sino también bastantes forasteros, como es habitual en Covadonga.


Asimismo, asociaciones y grupos de excursionistas aprovecharon para realizar sus tradicionales ofrendas. Ese fue el caso concreto del Club Judo Avilés, que llevó a cabo su anual ofrenda floral a la Santina, cosa que vienen haciendo desde hace 23 años.


Ese club de yudocas avilesinos acometió los 12 kilómetros que separan la ciudad de Cangas de Onís con el santuario de Covadonga corriendo a pie por el arcén de la carretera. Una vez allí, deportistas y acompañantes procedieron a depositar un ramo de flores sobre el altar de la cueva.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook