Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La situación de varias especies emblemáticas en la principal área protegida de la región

La sarna del rebeco afecta ya al 75 por ciento de la superficie del parque nacional

La guardería de los Picos localizó en septiembre dos animales muertos con lesiones compatibles con la enfermedad, detectada en el año 2000 en el espacio protegido

La sarna sarcóptica afecta ya a 49.000 hectáreas en el parque nacional de los Picos de Europa, lo que supone el 75 por ciento de la superficie total y el 13 por ciento más que hace dos años, según los datos que manejan los rectores del espacio natural protegido.

Los trabajos de control epidemiológico de la población de rebecos en el parque han permitido comprobar, no obstante, que desde hace unos años no se han hallado ejemplares con sarna en la zona más occidental del área protegida, que es justo aquella por la que penetró la enfermedad, a partir del año 2000.

Al margen de los 105 ejemplares cuya muerte -la mayoría por un brote de sarna- fue constatada por el Gobierno del Principado en el parque nacional en los primeros meses de este año, las tareas realizadas por la guardería y los especialistas del espacio protegido han permitido localizar otros dos ejemplares de rebeco muertos, afectados por el proceso parasitario; uno de ellos, un macho adulto, el 5 de septiembre, en el macizo de Ándara, en Cantabria. El cadáver presentaba lesiones compatibles con sarna sarcóptica que afectaban a más del 50 por ciento de la superficie corporal. Asimismo, el día 12 de ese mes se localizaron los restos de otro ejemplar de rebeco adulto, que también presentaba lesiones compatibles con sarna sarcóptica, en la zona de los Tornos de Liordes, en la zona cántabra del parque. La aparición de estos rebecos afectados por la sarna sarcóptica muestra, según las conclusiones de las autoridades, que el proceso "continúa su expansión en el parque nacional". Así, a finales de noviembre de 2011, el área de distribución del proceso de sarna sarcóptica estaba en torno a las 40.000 hectáreas, equivalentes aproximadamente al 62 por ciento de la superficie del espacio natural, mientras que en la actualidad los dirigentes del parque nacional estiman que el área de distribución de la enfermedad se corresponde aproximadamente con unas 49.000 hectáreas, lo que equivaldría a un 75 por ciento de la superficie total de la zona protegida.

Hay un dato positivo: en los últimos años solamente se han observado rebecos afectados por la sarna sarcóptica en la zona centro-oriental del parque nacional, lo que parece indicar que la zona occidental está "libre de la enfermedad", según las autoridades. La zona occidental es, precisamente, el lugar por donde se inició el proceso parasitario en el espacio protegido.

Durante el año 2011, los empleados del parque nacional habían localizado en el interior del espacio protegido nueve rebecos afectados por la sarna sarcóptica, cuatro de ellos muertos. Esto significa que desde la aparición de la enfermedad en los Picos de Europa, en el año 2000, se han localizado en el parque nacional más de cuatrocientos rebecos afectados por esta variedad de la sarna, de los cuales más de 150 estaban muertos.

Los municipios que aportan terrenos al parque en los que han sido localizados ejemplares enfermos desde que hace trece años apareció el proceso parasitario en la zona protegida son: Oseja de Sajambre y Posada de Valdeón, en León; Amieva, Cangas de Onís, Onís y Cabrales, en Asturias, y Camaleño, en Cantabria. Así las cosas, en la zona asturiana sólo queda un municipio adscrito al parque libre de la enfermedad, Peñamellera Baja, mientras que en la cántabra no se han registrado casos de sarna en Tresviso.

En 2011 los empleados del parque localizaron nueve rebecos enfermos, cuatro de ellos muertos. En 2010 se localizaron quince ejemplares afectados por la sarna, de los cuales catorce estaban muertos.

Compartir el artículo

stats