Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Bulnes presume de capilla

La parroquia culmina la rehabilitación del templo dedicado a la Virgen de las Nieves, en ruinas desde hacía más de 70 años

Pedro Fernández Gonzalo, ayer, en la capilla de las Nieves, en Bulnes. RAMÓN DÍAZ

"En el corazón de los Picos de Europa no podía faltar una advocación significativa de la Virgen María", señaló ayer el párroco de Cabrales, Pedro Fernández Gonzalo, al contemplar la rehabilitada capilla de la Virgen de las Nieves. El templo, que permanecía en ruinas desde hace más de 70 años, ha sido reparado y ampliado gracias a una subvención del Arzobispado de Oviedo (1.800 euros) y a las donaciones del párroco y los feligreses. De momento se ha cubierto un tercio del coste total de la obra, que comenzó en mayo, pero el sacerdote confía en que, "una vez que vean el resultado" los vecinos se animen y aporten el resto.

La capilla está situada en el cementerio y ha sido dotada de un pórtico para protegerla del viento del Oeste. "Y es que aquí cuando sopla el Gallegu...", señaló el cura. La imagen que preside la capilla es la misma que adquirieron los feligreses tras la Guerra Civil. Ha sido restaurada por Sara García, de Arenas.

La hornacina, el sagrario y las escalerillas con las que había en Santa María de Llas, en Arenas, y fueron donadas por esa parroquia. El altar fue realizado por César y David Gancedo, expertos ebanistas y tallistas de Carreña.

El párroco ha tenido especial cuidado de no tocar las pinturas del siglo XVI existentes en el frontal de la capilla, muy deterioradas, por si algún día se decide su restauración. La lámpara de santuario es antigua y posiblemente estuvo colgada en su día en la capilla. También fue restaurada, lo mismo que el osario común, que era una auténtica escombrera, en el que están los restos de los fallecidos de Bulnes desde tiempo inmemorial.

El tejado, "de lo mejor del mercado", según el cura, las columnas de piedra y los almanques, de estilo moderno "para no crear un falso histórico", completan el cuadro. Una placa a la entrada de la capilla indica su restauración este año. El párroco ha instalado cuatro cepos: para Cáritas, para Manos Unidas, para la Virgen de las Nieves y para difuntos y honores. La reparación de la capilla era "una necesidad imperiosa", según el sacerdote, más aún si se tiene en cuenta que está a la entrada del pueblo y que por allí pasan unas 60.000 personas al año. La capilla se inaugurará el martes, día de la Virgen de las Nieves, con la presencia del arzobispo, Jesús Sanz Montes.

Compartir el artículo

stats