Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fran Longoria se viste de largo

El director de cine parragués ultima "Baile en el sindicato", una película protagonizada por dos lesbianas y ambientada en la guerra civil española

A la izquierda, Fran Longoria graba "Baile en el sindicato". A la derecha, actores en Meroño. REPRODUCCIÓN DE C. CORTE

Una miliciana anarquista, una vecina de Meroño y una historia de amor entre ambas en plena guerra civil que cambiará sus vidas para siembre. Esos son los ingredientes que el director parragués Fran Longoria Granda ha empleado en su primer película "Baile en el sindicato".

El largometraje, un drama de género bélico, ha sido grabado íntegramente en el País Vasco y recrea el frente vizcaíno-alavés de la guerra civil en el invierno de 1936-37. Sacarlo adelante no fue fácil. "Teníamos limitaciones técnicas y económicas pero también muchas ganas", apuntó Longoria, que confía en que el filme se estrene antes del verano. En él se puede ver como los milicianos de la CNT llegan a la localidad alavesa de Meroño con el objetivo de reforzar las defensas ante el inminente avance de las columnas de requetés, soldados carlistas adeptos a la causa de los sublevados. En ese escenario es en el que se conocen la miliciana Alicia (Estíbaliz Orbe) y la aldeana Rosarito (Cintia León), principales protagonistas de la trama.

Ambas actrices debutan en el mundo de la interpretación aunque en el elenco, que cuenta con medio centenar de intérpretes, también hay caras más conocidas como la del actor alavés Javier Alaiza. "Todos colaboraron de manera desinteresada y haciendo malabares para compaginar sus agendas de trabajo con el rodaje, que al dilatarse en el tiempo ha forjado grandes amistades", apuntó el director.

"Baile en el sindicato" comenzó a rodarse en 2012 de la mano de "Incromedia", una productora audiovisual que el propio Longoria fundó junto a varios compañeros de estudios tras especializarse en Dirección Cinematográfica en la Escuela de Cine Kinema de Bilbao. La financiación colectiva a través de una campaña de crowdfunding fue fundamental para sufragar los gastos del rodaje aunque también contaron con la colaboración de la Diputación de Vizcaya. "En total, contamos con unos 10.000 euros, un presupuesto ajustado para una película bélica. Si eres Alex de la Iglesia enseguida encuentras subvenciones pero nosotros lo sacamos adelante gracias al apoyo de vecinos, amigos y gente que creyó en nosotros", explicó el joven.

A la película, de 95 minutos de duración y con guión del gallego Sergio Balchada, no le falta detalle. " El vestuario está muy cuidado y muchas de las armas son reales. Para hacerla más creíble también alquilamos tanques y camiones de época y grabamos en trincheras reales, que adecentamos", contó Longoria.

Tras varios meses de montaje, el largometraje ha llegado a la fase final de postproducción. "Terminamos el doblaje y grabación y mejora de audio y ahora sólo queda incorporar la banda sonora, realizada por Cedrik Brena, cuyo estilo se basa en canciones de los años 30 y que imprimirá dramatismo y ambientación", apuntó Longoria. Este vecino de Arriondas, que cursó sus estudios de Comunicación Audiovisual en la Universidad de Burgos, es autor de varios cortos, como "Lluvia de plomo", que en 2012 recibió el 2º premio en el festival temático de Abánades (Guadalajara). El reconocimiento supuso el impulso definitivo para lanzarse a cumplir su sueño de dirigir un largo.

Pero Longoria ya avisa de que "Baile en el sindicato" no será su único proyecto y ya planea una aventura medieval. "Este largometraje de bajo presupuesto nos sirve para tomar conciencia de que somos capaces de levantar proyectos de gran envergadura y da pie a seguir", apuntó Longoria, que para su próxima grabación planea escenarios asturianos. "Parres es una localización ideal porque en un radio de 30 kilómetros tienes bosques, montes, el Fitu, la playa...".

Compartir el artículo

stats