Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La comunidad educativa de Arriondas solicita a la Consejería un nuevo instituto

El consejo escolar alega que las actuales instalaciones son pequeñas e inundables y apuesta por un edificio en las inmediaciones del actual

La entrada al Instituto de Arriondas. CRISTINA CORTE

Un nuevo edificio para albergar el Instituto El Sueve de Arriondas. Eso es lo que ha pedido la comunidad educativa parraguesa a la Consejería de Educación. La solicitud, hecha por el director del centro, Jorge Martínez Fraga, avalada por el consejo escolar y que cuenta con el visto bueno del alcalde de Parres Emilio Longo, llega después de quela Confederación Hidrográfica Nacional negara los permisos para ampliar el antiguo centro, ubicado en terrenos inundables de la calle de El Barco. Las obras contaban con casi 400.000 euros de presupuesto regional y suponían la construcción de un aula para impartir clases, un aula de informática, un despacho de dirección y la habilitación de un ascensor y rampas en el edificio administrativo; en definitiva un "parche" para aliviar la situación de saturación del centro.

La comunidad educativa asegura que el Ayuntamiento de Parres se comprometió a estudiar la cesión de terrenos en una zona no inundable próxima al actual instituto para que el servicio de transporte y de comedor se compatibilice con el de los alumnos de primaria. Todo parece indicar que la nueva ubicación del centro estaría en Arriondas Norte.

En la última reunión del consejo escolar, mantenida en diciembre, la nueva directiva quiso dejar claro que "aunque las condiciones de trabajo no son buenas el centro podrá seguir impartiendo clases en años venideros". Partiendo de esta premisa, las partes coincidieron en señalar que la mejor solución pasaba por la construcción de un instituto nuevo. Entre los argumentos que avalan esta petición está el hecho de que las instalaciones actuales no fueran construidas para dar clases sino que están ubicada en un antiguo albergue y un edificio perteneciente a la antigua Extensión Agraria y que están conformadas por dos edificios energéticamente ineficientes. La comunidad educativa parraguesa hace especial hincapié en el hecho de que los aledaños del centro se encuentren en terrenos inundables y en que parte de la edificación esté soterrada. "Aún cuando no hay inundación en sentido estricto, la subida del nivel freático del agua cuando el río incrementa su nivel supone un trastorno importante, los bajos se encharcan por la entrada de agua a través de la red de alcantarillado o los baños", cuentan. En la planta baja están instaladas un aula de desdoble, un aula ordinaria, la radio escolar y el gimnasio. "Son aulas de pequeño tamaño, con problemas de salubridad y donde la humedad es constante", apuntan. En el resto del aulario, los problemas más graves tienen que ver con los espacios ya que la mayoría no supera los cuarenta metros cuadrados y hay aulas por las que pasan hasta cuatro grupos en una mañana. El hecho de que las paredes estén hechas de pladur provoca además problemas de acústica.

La falta de espacio también se acusa en la sala de profesores, de apenas 30 metros cuadrados y se hace evidente en los habitáculos destinados a departamentos, que en la práctica se convierten en meros almacenes de libros. Los alumnos de Biología y Física y Química comparten un único laboratorio y la conserjería es un habitáculo de 7 metros cuadrados en el que la fotocopiadora deja poco espacio para que la ordenanza realice su trabajo. También denuncian que el patio es tan mínimo que no hay espacio ni para una pista de fútbol reglamentaria.

"La cercanía con el Hospital hace que la población no se vea afectada por cambios estacionales ni reducida en periodos de crisis", argumentan los partidarios de un nuevo centro. La previsión de que en cuatro años el número de alumnos aumente -en la actualidad hay unos 200- es otra de las bazas que juega la comunidad educativa, que ve en la construcción del nuevo instituto una oportunidad de instalar una línea de Bachillerato en Arriondas, puesto que en la actualidad los estudiantes parragueses se ven obligados a cursar estos estudios en Cangas de Onís o Piloña.

Compartir el artículo

stats