Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

MARÍA HÓRREO MONTES | Directora gerente de la asociación Emburria

"Aún hay quien cree que las personas con discapacidad funcional no son capaces"

"Nos gustaría ampliar las estancias del alojamiento de fin de semana y el proyecto del huerto ecológico"

María Hórreo en la sede de Emburria, en Cangas de Onís.

María Hórreo en la sede de Emburria, en Cangas de Onís. C. CORTE

María Hórreo Montes (Cangas de Onís, 1979) es la directora gerente de Emburria, una asociación sin ánimo de lucro que lleva 14 años trabajando por la inclusión de las personas con diversidad funcional.

-¿Cómo ha cambiado la vida de las personas con diversidad funcional en estos 14 años?

-Había personas que en 2002 no salían de casa y gracias a Emburria pasaron de ser pasivas a activas en la comunidad, a tener amigos, responsabilidades, una vivienda y a ser independientes. Favorecimos la creación de contextos seguros pues discapacitados que no se atrevían a coger el transporte público empezaron a hacerlo con el apoyo de un monitor y ahora son autónomos.

-¿Queda mucho por hacer en el tema de la discapacidad?

-Sí, porque todavía existe mucho desconocimiento sobre la diversidad funcional. Aún hay gente que tristemente cree que las personas con diversidad funcional no son capaces. Aunque tienen limitaciones, cuentan con otras capacidades para desarrollar trabajos y actuaciones.

-¿Qué hacen para paliar ese desconocimiento?

- Promulgamos jornadas divulgativas, participamos en eventos para dar a conocer nuestra labor y desarrollamos actividades en colegios. Instalamos en el parque de Cangas un columpio adaptado porque creemos que la inclusión comienza con el juego.

-¿Quién forma parte de Emburria?

-Por un lado 60 usuarios participan de los servicios que ofrece la asociación. Hay 330 socios y 29 voluntarios. El equipo lo completan 11 profesionales. Cualquiera puede colaborar con nosotros y toda ayuda es bien recibida.

-¿Qué servicios ofrece?

-Tenemos áreas de intervención en empleo, en relaciones interpersonales, autonomía... y trabajamos a través del centro de estimulación, el servicio de vivienda o el Servicio de Apoyo a la Inserción Laboral, que contempla iniciativas como un huerto ecológico. El centro de estimulación ha logrado que muchas personas que estaban sin intervenir por no poder desplazarse a Oviedo ahora disfruten del servicio, que está abierto a toda la población.

-¿Proyectos para 2016?

-Nos gustaría ampliar las estancias del alojamiento de fin de semana y que abra también de lunes viernes. Se trata de un recurso público con seis plazas concertadas a través de un convenio con la Consejería de Bienestar que permite la conciliación familiar. Otro proyecto es la ampliación del huerto ecológico. Necesitamos que nos cedan nuevos terrenos porque la demanda ha crecido. Tenemos 35 grupos de consumo y 4 en lista de espera y la idea crear una pequeña empresa.

-Las personas con discapacidad funcional ¿Lo tienen difícil para encontrar empleo en la comarca?

-Está difícil para todo el mundo pero para ellos más. Por eso contamos con un servicio de apoyo a la inclusión laboral abierto a personas con una discapacidad superior al 33 por ciento. Contamos con una bolsa de empleo y mediamos con las empresas pero es complicado. Aunque Cangas de Onís está muy sensibilizada con la discapacidad gracias al trabajo de fondo de los compañeros de Emburria.

-¿Le gusta su trabajo?

-Me encanta. El día que no vengo me falta algo. Me siento afortunada por contar con unos compañeros competentes que me apoyan. Los chavales y las familias que atendemos son parte esencial de mi vida.

Compartir el artículo

stats