Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vidal: "La montaña es hostil, hay que adecuar la actividad a la condición física"

El rescatador del GREIM narra con humor en Parres su ascensión al Espigüete

Anselmo Vidal, ayer, en Arriondas. CRISTINA CORTE

Las cascadas invernales fueron el principal tema de conversación de la ponencia que Anselmo Vidal, miembro del GREIM de Sabero, ofreció ayer en la casa de cultura de Arriondas.

En el encuentro, propiciado en el marco de las I Jornadas de Montaña que organiza el Grupo "Picu Pienzu", Vidal expuso la proyección "(Premonición) Los caprichos del Espigüete", en la que narra en clave de humor los preparativos que durante cuatro años llevó a cabo para ascender una cascada helada de la cara norte del macizo de Fuentes Carrionas.

"Empecé a intentarlo en 2010 pero por cuestiones climatológicas que hacían que el hielo tuviera poco espesor y fuera frágil no lo conseguí hasta marzo de 2014. ", contó el montañero, más conocido como "Avigamo", que abrió una nueva vía en la montaña palentina. Durante esos cuatro años, Vidal se entrenó en cascadas invernales de Rumanía, Eslovenia o Noruega. "Lo más difícil que hice fue una escalada de sexto grado en 2013 en Cogne, en el valle de Aosta, en Italia", explicó. Este gran conocedor de la montaña alta asturiana, que durante dos años y medio estuvo en el Greim de Mieres asegura que no le atraen los ochomiles "porque lo guapo de la montaña es disfrutarla tranquilamente y en compañía". Tras la proyección, el rescatador resolvió dudas de seguridad e hizo hincapié en que "la montaña es un medio hostil y hay que adecuar la actividad a la condición física de cada uno".

Hoy, a las 20.30 horas, es el turno del alpinista Nacho Orviz, bombero de Gijón que contará su experiencia en el Himalaya.

Compartir el artículo

stats