Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Grandes corazones en Parres

El colegio Río Sella de Arriondas concluye la I Semana solidaria con talleres de la asociación "Red de Madres Sin Red"

Los asistentes a la carrera solidaria organizada por el colegio Río Sella de Arriondas. C. C.

Que los más jóvenes aprendan a ponerse en la piel de los demás y sepan de verdad lo que es la cooperación. Ése es el objetivo de la I Semana de los grandes corazones que hoy clausura el colegio Río Sella de Arriondas.

Por las aulas del centro han pasado estos días asociaciones y ONG como Bubisher, Medicus Mundi, Parres Kinshasa o Movimiento Asturiano por la Paz para concienciar a los casi 400 alumnos de la importancia de ayudar a quien más lo necesita. Y el mensaje ha calado hondo entre los estudiantes, según explica la directora del colegio e impulsora de la iniciativa, Ana María González. "No queremos que celebren el Día de la Paz y el resto del año se les olviden los buenos propósitos. Por eso en cada jornada trabajamos un derecho, desde la sanidad o la igualdad pasando por la educación", apuntó.

Los niños han participado en una carrera solidaria con la que han conseguido recaudar alrededor de 1.500 euros que irán íntegramente destinados a las seis colectivos de ayuda que estos días han pasado por el centro. Y no sólo eso. También han conseguido acumular varios kilos de productos higiénicos como cepillos de diente o jabón para estas asociaciones. "Hablamos con los colectivos para ver qué necesitaban y dijeron que eso y calcetines era lo que más les urgía", contó la profesora Eva Sánchez.

Los pequeños, que ayer jugaron al "amigo invisible" intercambiándose dibujos de corazones con mensajes positivos, han comido durante toda la semana en el comedor del colegio distintos platos del mundo y a la hora del recreo han disfrutado de juegos como el tendal africano para favorecer la integración.

Si ayer los voluntarios de "Médicos del Mundo" Nacho Cosío, Rubén Pérez y Nadila Mansilla les acercaron a la difícil situación que viven los refugiados saharauis "sin agua ni medicamentos en el desierto", hoy el colofón final a las jornadas lo pone la asociación piloñesa "Red de Madres Sin Red" con talleres lúdicos sobre los derechos humanos. "Al principio les cuesta ponerse en el lugar de personas que no tienen nada pero luego les impacta", resaltaron los cooperantes de Médicos del Mundo.

Compartir el artículo

stats