Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El lotero de Arriondas que repartió 73.352 euros, "más contento que unas castañuelas"

"Fernando el del Español", que ya dio un premio de 195 millones de pesetas hace dos décadas, cree que el agraciado es un vecino de la zona

Fernando Fondón, ayer, a las puertas de su despacho de loterías, en la plaza del Cañón de Arriondas. C. CORTE

"Más contento que unas castañuelas", Así confiesa sentirse Fernando Fondón tras conocer que el despacho de loterías que regenta en el Café Español de Arriondas selló un boleto premiado el martes con 73.352 euros. Aunque el hostelero no tiene "ni idea" de quien pudo ser agraciado con este premio de segunda categoría de la bonoloto (5 números más el complementario acertados) está "seguro en un ochenta por ciento de que recayó en un vecino de la zona".

Otro boleto con el mismo premio fue sellado en Madrid. La combinación ganadora fue 21, 7, 6, 24, 25, 40 con el 30 de complementario y el 0 de reintegro. "Fue en un resguardo automático que vendimos por dos euros el mismo martes", asegura Fondón. Cuando le comunicaron al lotero que su despacho había dado el premio, pensó que se trataba de una broma. "El martes a las once de la noche me llamó un señor de Zamora, que decía ser el dueño de una agencia de viajes, para darme la enhorabuena. No lo conocía de nada pero sabía mis datos con mucha exactitud así que le di las gracias", confiesa.

"Antes de colgar le dije que lo primero que haría sería mirar mi boleto ya que yo también jugué a la bonoloto ese día y me contestó que me acordara de él si finalmente resultaba agraciado mandándole una propina o contratándole un viaje. Me quedé muy sorprendido y pensé que era una inocentada", contó Fondón. Treinta minutos más tarde y sin dar aún mucho crédito a la llamada, comprobó a través de internet que el desconocido tenía razón. "Mi boleto no fue finalmente el agraciado el martes pero seguro que si me tocara haría como todos, callar la boca", bromeó.

El hostelero confiesa que va a ser "difícil" ponerle cara al agraciado con los 73.352 euros, ya que "lo más normal es que vaya directamente a depositarlo en el banco antes de tres meses". Aún así se siente "afortunado" porque "seguramente el premiado va a ser un vecino que lo disfrute mucho y aunque no le dé para relajarse del todo, al menos le ayudará a tapar agujeros", dijo. Y es que el agraciado recibirá unos 60.000 euros tras descontar los impuestos. Las bromas se sucedieron a lo largo de la mañana en el Café Español, donde la frase más repetida entre los clientes era: "¡Vaya, para una vez que no echo yo la bonoloto!". Y muchos albergaban la esperanza de que en cualquier momento entrara por la puerta del Español el agraciado "para cobrar el dinero y de paso pagar una ronda o dos",

No es la primera vez que Fondón, que lleva 22 primaveras al frente del negocio familiar (ubicado en la mítica plaza del Cañón y que su familia regenta desde hace unos 70 años), reparte premios de estas características. Hace un par de décadas ya otorgó a un grupo de vecinas de Arriondas 195 millones de pesetas (casi 900.000 euros) con la primitiva del jueves. También un vecino de la localidad parraguesa de Vallobil resultó agraciado en la quiniela del fútbol con 27 millones y entregó el segundo premio de la Lotería Nacional de los jueves en 2012. "Me gusta ver que siempre toca a vecinos de aquí y que les hace la vida más fácil. Además siempre dicen que un premio atrae a otro premio", concluye.

Compartir el artículo

stats