Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La falta de un permiso de Carreteras impide instalar la marquesina de La Vega los Caseros

"No sabemos cuándo nos la van a poner ni dónde" protestan los padres de los niños que esperan a la intemperie el transporte para ir al colegio de Cangas de Onís

Varios alumnos del colegio público Reconquista de Cangas de Onís esperan a la intemperie acompañados de sus padres la llegada del autobús escolar en La Vega los Caseros, ayer. C. CORTE

Una marquesina para que los niños puedan resguardarse mientras esperan el autobús escolar. Es lo que llevan años reclamando los vecinos de La Vega los Caseros (Parres) y Villanueva (Cangas de Onís).

Es verdad que su petición se ha hecho realidad, aunque con matices: los materiales para construirla llegaron hace algo más de una semana al pueblo parragués por cortesía del Ayuntamiento pero los trabajos para construirla aún no han comenzado.

El motivo: falta la autorización de Demarcación de Carreteras y de Transportes, según explicó el regidor socialista parragués, Emilio Manuel García Longo, que considera " muy necesaria" esta obra para la que trabaja de forma "coordinada" con su homólogo cangués, José Manuel González Castro (PP)

Mientras tanto, los jóvenes siguen esperando a merced de la lluvia, frente al hotel La Vega, el transporte escolar que les lleve al colegio Reconquista de Cangas de Onís, una situación que llena "de impotencia" a padres como Emilio Ardines. "Cuando llueve se intentan resguardar contra la casa de un vecino. Lo peor son las ventoleras de estos días", apunta este vecino de Villanueva. Sus hijos Juan y Ricardo, de 7 y 5 años, son sólo unos de la decena de niños que a diario cogen el bus en Vega los Caseros, al pie de la carretera N-625, cuando aún no ha amanecido.

Otros padres, como Verónica Coro, han optado por llevar a los niños al colegio en su vehículo personal. Esta vecina acerca al centro escolar cada mañana a sus hijos Yelco y Sacha Galán, de 8 y 6 años de edad. "Renuncié a mi derecho de transporte y comedor, con los gastos que conlleva, porque no era plan de que los niños pasaran el invierno a la intemperie y mojándose un día sí y otro también", subrayó. "Me parece una vergüenza que tengan la marquesina aquí sin poner y mientras los niños están sin una cosa tan necesaria los políticos descansan confortablemente en sus despachos", apuntó. Una opinión que comparte con lugareños como José Luis Vega. "Aún no sabemos cuándo nos la van a instalar ni dónde", lamentó este progenitor.

También María Gutiérrez, de tres años, que se estrena este año en el colegio pero ya espera con ansia a que instalen la marquesina. Mientras tanto, su padre Ángel Gutiérrez la acompaña a diario provisto de un buen abrigo y paraguas a la parada.

Los vecinos de La Vega los Caseros y Villanueva llegaron a encargar en 2013 un proyecto a un arquitecto local para instalar la marquesina escolar. Los documentos fueron presentados tanto en el Ayuntamiento cangués como en el parragués, según cuentan, sin éxito. "Nos dijeron que lo iban a mirar pero se fueron pasando la pelota de unos a otros y hasta hoy.", apuntaron. "No sabemos por qué tardan tanto en dar unos permisos para poner una plataforma de apenas dos metros cuadrados de hormigón", apuntan.

Otro de los motivos de preocupación de los residentes es la peligrosidad del entorno donde los jóvenes esperan para coger el transporte escolar. "Los coches pasan demasiado rápido y es un peligro cruzar la carretera. Conseguimos que pusieran una limitación de velocidad de 50 kilómetros por hora en vez de 70 kilómetros pero pocos conductores lo respetan" lamentan.

En este sentido, los lugareños reclaman un paso de peatones junto a la futura marquesina "porque cruzar la carretera es una odisea", apuntaron. Y es que a escasos metros de la parada, en el cruce del Parador, se ha registrado en los últimos años un gran número de accidentes, motivo por el cual el Ministerio de Fomento va a acometer obras para levantar una rotonda cerrada, presupuestadas en 197.177,05 euros.

Compartir el artículo

stats