Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El motor de Aballe

Rubén Almeida, un gran impulsor para su pueblo

El motor de Aballe

El pasado jueves, desde la habitación en la que estaba ingresado en el HUCA, telefoneó a su amiga Luisina, presidenta de la asociación vecinal "Collacios de Aballe", para comunicarle que habían sido distinguidos con un premio del Concurso de Enrame de Fuentes, correspondiente a La Fuentina de La Pontiga. Hasta el último instante, pese a que su luz se iba apagando poco a poco, tuvo en mente cuanto rodeaba al pueblo del que era alcalde de barrio: Aballe, ribereño núcleo rural a la vera del mítico Sella.

Rubén Almeida dejó una gran estela en ese bucólico rincón del concejo de Parres, ya que en los últimos años se dedicó a impulsar toda una retahíla de actividades culturales. Fue el "alma mater", junto a un grupo de vecinos, de conseguir que Aballe se convirtiera en el primer "Pueblo Ejemplar" de Parres. Además, logró llevar a aquellos lares el Concurso Monográfico del Perro Mastín Español y, del mismo modo, organizó una Bienal de Pintura, entre otras cosas. Hizo que ese núcleo rural se revitalizara con una serie de sextaferias desarrolladas.

Persona preparada y culta -expediente académico plagado de sobresalientes-, con 25 años, se convirtió en uno de los diputados más jóvenes del PSOE. Entró en la Junta por renuncia de Juana M.ª González, pues iba de n.º 4 en la lista electoral 2003/07. Apuntaba maneras, incluso se rumoreó que podría ser el sustituto de Manuel Millán García González como alcalde de Parres. Pero las batallas internas en el PSOE acabaron por lastrar su prometedora carrera política. Aun así, luchó lo indecible para que Arriondas dispusiese de un campo de fútbol de hierba sintética.

Rubén Almeida Zurbano acaba de fallecer a los 39 años. Recibió sepultura ayer en el cementerio parroquial de Cangas de Onís tras rezarse un responso. Hoy tiene lugar el funeral en la iglesia parroquial de Arriondas (Parres), a las 12 horas. "Rubén fue un lujo de los grandes para Aballe", sentenciaron algunos de sus convecinos, conmocionados por tan rápido desenlace.

Compartir el artículo

stats